Amnistía Internacional denuncia la "presión" de España a Mauritania en inmigración

  • AI afirma que los policías mauritanos "pegan, insultan y roban" a los subsaharianos y los mantienen en condiciones de "hacinamiento total"

Comentarios 13

Un nuevo estudio de Amnistía Internacional (AI), 'Nadie quiere tener nada que ver con nosotros', puso el acento sobre la "presión" que España ejerce sobre Mauritania en materia de inmigración provoca que el país africano viole los derechos humanos de los inmigrantes, tanto de los expulsados desde Canarias como de los que la policía de aquel país detiene "arbitrariamente" y devuelve a Senegal y Mali "sin control judicial ni derecho a apelación". De hecho, AI denuncia que Mauritania ha iniciado una persecución de los extranjeros, de forma que se detiene "sin pruebas" a los que se sospecha que van a emigrar. A esto hay que sumar que, según AI, los policías mauritanos"pegan, insultan y roban"a los subsaharianos y los mantienen en condiciones de "hacinamiento total".

Durante la presentación en Madrid del informe, el director de AI, Esteban Beltrán, denunció la "presión" que nuestro país ejerce sobre Mauritania para controlar la inmigración ilegal y que acaba teniendo consecuencias negativas como la violación "de los derechos humanos" de los posibles inmigrantes en el país. El estudio informa de que tanto los inmigrantes expulsados de Canarias como los que la policía detiene "arbitrariamente" y devuelve a Senegal y Mali "sin control judicial ni derecho a apelación".

AI insiste en que desde que España mantiene acuerdos con Mauritania para que acepte a los inmigrantes que llegaron a nuestro país procedentes de sus costas, Mauritania ha iniciado una persecución a todos aquellos extranjeros de los que sospecha que van a emigrar a España. Por ello, muchos de ellos son detenidos "sin pruebas", "cuando deambulan por las calles", se "suben a un taxi" o "en su casa", con el "pretexto" de contener el flujo ilegal de subsaharianos a Canarias.

De esta forma, la organización denuncia que se violan los derechos humanos de forma preventiva porque las detenciones se realizan "sin tener pruebas" de que tienen la intención de abandonar el país con destino a España. Así, según los datos recabados por AI, Mauritania dejó a 11.600 inmigrantes expulsados de Canarias en 2006 en las fronteras con Mali y Senegal, cifra que llegó a los 7.100 en el año 2007, algo que resulta indiferente a nuestro país, según Beltrán, que añadió que el Gobierno español "mira a otro lado" y que está repatriando a personas a un país donde no se garantizan los derechos.

AI reitera el maltrato por parte de los policías a los inmigrantes y el hacinamiento en el centro de retención de Nuadibú. La instalación recibe una media de 200 y 300 internos al mes, que permanecen allí entre dos y tres días, ya que "los quieren fuera lo más rápido posible y en cuanto se juntan 20 o 30 los meten en un autobús" camino de la frontera.

En este sentido, Beltrán explicó que fletar cada autobús "tiene un coste de entre 800 y 1.000 euros", dinero que según las autoridades de Mauritania proceden de "fuentes internacionales", mientras que España muestra una "opacidad total" al respecto.

El centro de Nuadibú es una antigua escuela construida por España y las instalaciones fueron reformadas con fondos de la Cooperación española y adaptadas "muy bien" a su actual uso como centro de inmigrantes. Así, la organización denuncia que cuando se transfirió la gestión al Gobierno mauritano "desapareció" toda la aportación española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios