Un trotamundos del fútbol

  • Entrenador

El fútbol a veces es como un tiovivo. Da muchas vueltas. Eso lo ha vivido en primera persona Domingo Serrano Gil, un cerreño de pro, que ha sido un trotamundos del fútbol. Hoy en día es el entrenador del Rosal, al que ha logrado mantener con mucha solvencia en la Primera Andaluza. Mañana no lo sabe, porque como dijo "no tengo nada para el año que viene, de momento, pero supongo que algo llegará".

Pero su vida futbolística le ha permitido conocer mucho mundo. Como jugador fundamentalmente. Su pueblo, Sevilla, Moguer, Écija, otra vez Sevilla, Leida, Elche, Badajoz, Toledo, Marbella, Yecla, Isla Cristina, Huelva, San Fernando y La Palma. Un amplio recorrido por la geografía nacional y provincial.

"De todo y de todos aprendes cosas, que te sirven para la vida", aseguró este cerreño que trabaja como comercial en una empresa de envases frutícolas. Sigue valorando mucho la amistad, y sobre todo sigue siendo un enamorado de su pueblo, y de su romería en honor de San Benito. "Pasas buenos momentos con tu gente, a eso nunca podemos renunciar, y de eso te das cuenta cuando estás tanto tiempo fuera", aseguró.

Enamorado de todos los deportes -especialmente del tenis-, le gusta leer, escuchar música y departir con sus amigos, cuando su trabajo y el fútbol se lo permiten.

Tiene excelentes recuerdos de su etapa como jugador, sobre todo de cuando pudo debutar en Primera División y en la Copa de la UEFA con el Sevilla. Precisamente esta competición le llevó a protagonizar una de las anécdotas que más recuerda. Fue en Moscú y Domingo tuvo que matar una rata que campaba a sus anchas por su habitación. Pero esta historia no acabó ahí, ya que tuvo su continuación: "La puse con un esparadrapo pegada en la puerta de otra habitación, y a la mañana siguiente no estaba. Ni sé qué pasó con ella ni quise saberlo, y más cuando esa mañana supe que había dormido en un colchón que tenía debajo cucarachas muertas".

En su faceta como entrenador, Domingo ha estado en equipos de la provincia. Ahora está en el Rosal, pero acaba una vez que finalice la competición. "No sé donde voy a estar el año que viene, es algo que habrá que estudiar", señaló Domingo Serrano, que como todo entrenador está abierto a cualquier oferta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios