El sector, a la espera de que la banca saque al mercado la bolsa de suelo

  • Los promotores encontrarán hueco para trabajar, aunque sea para construir a los bancos

Suponiendo que el stock de vivienda del sector financiero fuera representativo de lo que se está vendiendo ahora en el mercado y al ritmo actual de compraventas, las entidades tardarán años en desprenderse de todos los pisos que están en sus balances, pero el camino que queda por recorrer "aún es mayor", según entiende la patronal del sector. El motivo hay que buscarlo en la propiedad del suelo que hay disponible para edificar, que ha pasado -como ocurrió con las viviendas en su día- a manos de la banca.

Según los cálculos de Analistas Financieros Internacionales (AFI), el suelo copa el 70% de los activos inmobiliarios que actualmente acumulan bancos y cajas en sus balances, mientras que las viviendas representan el 30% restante. Y la misma realidad puede ser la que tenga la provincia de Huelva, donde el sector tiene claro que "hasta que la banca no suelte lastre, no hay nada que hacer", según su presidente, Javier Mateo.

Por ello, no hay duda: el futuro del sector de la construcción pasa por una banca que conceda créditos, por lo que de nuevo se urge a establecer las líneas de crédito que sean capaces de evitar un mayor deterioro del valor de los activos inmobiliarios en manos de las entidades financieras, ya que esto llevaría a mayores necesidades de recapitalización que ahogarían aún más la concesión de financiación. La situación tiene paralizada la actividad en el sector, aunque Mateo entiende que "si bien hay bancos que ya son promotores, hay otros para los que terminaremos construyendo porque el suelo es de ellos."

De ahí que se insista en que las entidades financieras son los promotores de hoy, ya que no sólo acaparan los inmuebles sino que se han hecho con otros activos, particularmente suelo, procedentes de empresas promotoras que, debido a la renegociación de la deuda en los primeros años de la crisis, están ahora en manos de las entidades financiera. Pero además, acumulan parte de la bolsa de viviendas de segunda mano y de recuperación, procedente de diversas operaciones vinculadas a la crisis del mercado inmobiliario español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios