Con una pizca de talento y de cerveza

  • El onubense de 20 años y alumno del primer año del Curso Superior de Cocina del Consorcio Escuela de Hostelería de Islantilla, Antonio José Rosillo, es finalista en el Concurso de Cocina Cerveceral otro premio El novel cocinero ya se alzó en diciembre con el subcampeonato del Certamen de Cocina Mediterránea.

Sólo tiene 20 años, pero eso no le impide hacerse un hueco entre los mejores de los concursos de cocina celebrados a nivel andaluz y nacional. El onubense Antonio José Rosillo, alumno del primer año del Curso Superior de Cocina del Consorcio Escuela de Hostelería de Islantilla, perteneciente a la Red de Consorcios Escuela de Formación para el Empleo de la consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, ha conseguido un puesto entre los seis primeros de la décimo tercera edición del Concurso de Cocina Cervecera organizado por el Grupo Heineken en las instalaciones de la Escuela de Hostelería Gambrinus de Sevilla.

Para la ocasión, y con el pretexto de la cocina con cerveza, ha preparado el plato Zorzales con jamón ibérico en salsa de mort subite extreme de framboise con nata y risotto de uvas pasas de corinto y grosellas, utilizando un producto tan apreciado como los zorzales con una salsa reducida con una cerveza lambic de fermentación espontánea de cuerpo ligero y sabor a frambuesa, y un risotto con pasas y grosellas aromatizado con una cerveza lagger.

El propio autor del plato afirma que quería combinar productos típicos de la gastronomía andaluza con una cerveza de fuera, belga en esta ocasión, al ser muy diferente a las de la región por su escaso contenido de carbónico y aromatizada con el característico sabor de la frambuesa. Por otra parte, ha reemplazado el vino blanco por el típico risotto italiano, incorporándole Cruzcampo, la cerveza andaluza más internacional. Además, Antonio José Rosillo ha puesto énfasis en que su plato sirviera para dar salida a "un producto que no es tan típico como el jamón y que es también nuestro como es el zorzal", ha reconocido.

Para él, posicionarse entre los primeros de este concurso "es todo un logro -añade- me siento muy contento y satisfecho". La clave, según él, "es tener un poco de suerte con la preparación, dar con las medidas exactas de cada ingrediente, ajustar bien el fuego, y también hay que currárselo y preparar bien lo que se quiere conseguir". No obstante, para Antonio "hay ocasiones en las que lo llevas preparado y no te sale como esperabas y otras que improvisas y sale algo muy bueno, la cocina es así de caprichosa".

El onubense, que comenzó sus estudios en el Consorcio este año académico, es ya un avezado conocedor de los certámenes gastronómicos ya que en diciembre del año pasado se alzó en Mijas con el segundo puesto en la sexta edición del Concurso de Cocina Mediterránea, organizado por el Instituto de la Alimentación Mediterránea y dedicado en esa ocasión a la cocina de cuchara. En aquella ocasión, el joven de Huelva presentó un plato denominado sopa de tomate y ravioli de gambas y tanas y peina crujiente de jamón.

Al margen de los premios, este cocinero valora el hecho de participar en estos concursos en el sentido de que "yo ahora me encuentro en una fase en la que tengo que aprender y descubrir cosas y esta experiencia me sirve de mucho", comenta.

El joven se sumaba así a la lista de alumnos de este centro de formación que han obtenido un reconocimiento en su especialidad, entre ellos, Juan Andrés Rodríguez, quien el año pasado disputó la final del Bocuse D´Or -que cada bienio designa al mejor cocinero del mundo ente un selecto grupo de los doce profesionales-; Verónica Lorenzo Gómez, que se alzó con el segundo premio en la VI Edición de la Receta Dorada de Andalucía; Eloy Bando Gómez, uno de los cuatro andaluces clasificados en la XVIII edición del Concurso Nariz de Oro, o las representantes onubenses participantes en el V Concurso Renacimiento de Jóvenes Camareros, que consiguieron el primer premio de entre las 16 escuelas participantes de toda Andalucía.

Desde su inauguración en 1997, se han formado en el centro de Islantilla más de más de 650 alumnos a lo largo de 16 promociones. Asimismo, se han contabilizado casi medio centenar de empresas creadas por antiguos alumnos, y similar número de ex alumnos ocupan puestos de relevancia en hoteles y restaurantes de toda la geografía nacional, en tanto que una veintena desarrollan una actividad docente vinculada con el sector. El Consorcio Escuela de Islantilla ha acogido en el presente curso académico a 84 alumnos en los cursos de Cocina y de Restaurante, contando cada uno de ellos con dos años de duración y 2.800 horas de formación especializada. Este centro cuenta con un elevado porcentaje de inserción laboral de sus alumnos, superior al 85 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios