El personal de la asociación Ánsares lleva tres meses sin cobrar

  • La entidad, que trabaja con personas autistas, tiene ocho empleados

Comentarios 1

Tres meses llevan sin cobrar los trabajadores de la asociación Ánsares, que se dedica al tratamiento de las personas con autismo. La causa son los recortes que sufren la mayoría de estas entidades en las ayudas y subvenciones otorgadas por las distintas administraciones.

El presidente de Ánsares, Esteban Sánchez explica que "estamos sacando la cabeza con el esfuerzo de todos". Esto significa que las aportaciones de las familias para costear la terapia de sus hijos y familiares han subido este año nada menos que un 30%, ya que "la terapia que reciben las personas afectadas es absolutamente imprescindible y no se puede prescindir de ella".

El tratamiento psicopedagógico y logopédico es básico para este colectivo que en Ánsares dispone de tres psicólogos y un profesor de Educación Especial entre otros profesionales hasta llegar a un total de ocho. "Estamos en la situación -añadió Sánchez- en que o pagamos la Seguridad Social o pagamos los sueldos. Al contrario de lo que sucede en las empresas, nosotros debemos afrontar primero los gastos de la Seguridad Social para poder recibir las subvenciones, lo que esperamos que ocurra este mes de diciembre".

Las nuevas perspectivas que se abrieron a principios de este año, con la apertura de la nueva sede en la barriada de La Orden, se han visto por lo tanto empañadas en buena medida por las repercusiones de la crisis económica. La terapia básica que allí se imparte llega a unas 50 personas de la capital y de las localidades aledañas que reciben entre 3 y 4 sesiones semanales. Esto es un auténtico lujo ante la situación de familias que residen en poblaciones muy alejadas de Huelva y que de este modo, ven imposibilitado el acceso al tratamiento. En estos casos, la asociación se pone en contacto con los profesionales de los colegios en los que estudian los chavales afectados por algún nivel de autismo.

La incidencia de esta discapacidad psíquica se ha disparado en los últimos años. Si hace cerca de dos décadas esa incidencia se encontraba en 4 casos por 10.000 personas, en la actualidad el nivel de diagnóstico se encuentra en 67 sobre10.000. El presidente de Ánsares señaló que varios son los factores que influyen en este hecho. En primer lugar, una mayor facilidad en el diagnóstico, a lo que hay que añadir la consideración de diferentes trastornos de atención como variables del autismo. Hay no obstante, una tercera razón: el hecho incuestionable de que cada vez nacen más niños afectados por el autismo, al que no se le puede concretar a día de hoy un origen, aunque hay consenso acerca de que tiene una base orgánica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios