Con pequeños bilingües en casa

  • El colegio bilingüe Tierrallana de Aljaraque celebra una jornada de puertas abiertas e invita a los padres, familias y amigos de su alumnado de Infantil a conocer la dinámica habitual de una clase

Comentarios 3

Los primeros balbuceos de un bebé se convierten en todo un acontecimiento para sus progenitores, así como la primera vez que de su boca sale la palabra mamá o papá. De igual modo, el hecho de que un pequeño castellano parlante que no supera los cinco años de edad sea capaz de entender bastantes términos en inglés y expresarse en este idioma que no es el suyo natural puede llegar a despertar también enorme admiración y sorpresa para sus padres. Y de ello puede dar fe el colegio Tierrallana de Aljaraque. El centro bilingüe, que pertenece al grupo Attendis, ha brindado esta oportunidad una vez más a los padres, familiares y amigos de los niños que cursan Infantil gracias a unas jornadas de puertas abiertas (Open Day).

Durante seis días, los nuevos 'inquilinos' de las aulas aljaraqueñas, unos 50 diarios, acomadados en pequeñas sillas como el resto de los alumnos, pudieron presenciar una jornada de clase habitual de los escolares de las clases Patito y Abeja. Además, conocieron el funcionamiento y sistema pedagógico del proyecto educativo de Attendis: El Proyecto Príncipe". Se trata de un proyecto pionero en España, fruto de años de investigación del departamento pedagógico de Attendis y basado en las técnicas de estimulación temprana y desarrollo neurológico. Este Proyecto Príncipe aprovecha todas las oportunidades educativas para estimular el aprendizaje de los alumnos, utilizando una pedagogía positiva que refuerza los logros para conseguir que los niños sean autónomos, solidarios, creativos, alegres y, en definitiva, felices.

El Colegio Tierrallana trabaja en un proceso de inmersión para el aprendizaje de una segunda lengua, en este caso inglés, por medio de una metodología basada en la comprensión cognitiva y una práctica activa del idioma en todo momento del día. La jornada escolar se divide en lengua castellana e inglesa al 50 por ciento.

Las asignaturas elegidas para mostrar a los padres fueron el inglés, las matemáticas, la psicomotricidad y la lectoescritura. Una de las actividades que dejó boquiabiertos a padres, familiares y amigos de los pequeños fue un ejercicio en el que éstos debían colocar objetos referentes a una vivienda sobre un mural que simulaba una casa. No fallaron y supieron el significado de cada uno para la alegría de sus acompañantes, que también demostraron sus dotes al responder en inglés a preguntas de las profesoras.

La clase transcurrió "como todos los días -ha explicado Isabel Arquer, profesora de Tierrallana -el alumnado en ningún momento se sintió cohibido con la presencia de su familia y amigos y es que están acostumbrados ya que es una actividad que realizamos cada año".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios