Huelva

Los pediatras advierten sobre no olvidar el calendario de vacunas después de los 6 años

  • Los especialistas apoyan la inclusión del rotavirus, meningococo B y VPH para chicos

Juan Ripoll -en el uso de la palabra- y Eduardo Martínez-Bone. Juan Ripoll -en el uso de la palabra- y Eduardo Martínez-Bone.

Juan Ripoll -en el uso de la palabra- y Eduardo Martínez-Bone. / h. información

Los pediatras hacen un llamamiento a la sociedad onubense para que no olvide la observación del calendario de vacunación. Tal y como sucede en el resto del país, hasta los seis primeros años de vida los padres siguen conciezudamente el calendario. A partir de esa edad no es de extrañar que se pierda alguna dosis. Los facultativos quieren concienciar de que las vacunas no son cosa de niños, sino que son beneficiosas y han de ser recibidas tal y como está estipulado.

Los pediatras Eduardo Martínez-Bone y Juan Ripoll presentaron ayer la III Jornada de Actualización de Vacunas que se celebra hoy en el Juan Ramón Jiménez. En este encuentro se dan cita de más de 150 profesionales entre médicos, enfermeros y farmacéuticos en una iniciativa que ya está siendo copiada en otras provincias.

Depende sólo de una decisión política la inclusión de las nuevas vacunas"Juan RipollPediatra

Ambos pediatras esgrimieron la necesidad de que las familias sean conscientes de lo positivas que son las vacunas pese a las últimas tendencias que se oponen a ellas. Para Ripoll, "es regresar al pasado. De hecho, cuando se ha dejado de recibir la del sarampión, los casos de esta enfermedad se han multiplicado por 5 y era una enfermedad casi desconocida para los médicos más jóvenes".

Sí se mostraron partidarios de que las autoridades sanitarias den luz verde a la incorporación de tres nuevas: contra el rotavirus, que ya la tienen 100 países; el meningococo B con una tercera dosis tetravalente y la del Virus del Papiloma Humano (VPH) para chicos, como ya está sucediendo en los países más desarrollados como el Reino Unido, Canadá, Estados Unidos o Australia.

Respecto a esta última, Eduardo Martínez-Bone argumentó que el virus también puede ser transmitido al varón, que puede producir cáncer oral o genital: "En este sentido, el hombre está en desventaja respecto a la mujer ya que a él no se le hace screening como a ellas". Ambos facultativos insistieron en que algunos efectos secundarios que pueden presentar las vacunas no justifican en ningún caso el rechazo de ellas. Asimismo, instaron a las autoridades sanitarias a asumir las nuevas vacunas, ya que "eso depende de una decisión política", apuntó Ripoll, y en ese sentido Martínez-Bone recordó que "un euro invertido en vacunas supone un ahorro de 30 y eso sin contar el ahorro social que supone". Lamentaron el elevado coste que tienen, lo que deja fuera de su alcance a muchas familias y se mostraron partidarios, como mínimo, del copago.

Valoraron asimismo de manera positiva la incorporación el año pasado de la de la varicela y el neumococo, "algo muy importante".

Dentro del panorama de los profesionales sanitarios, ensalzaron la labor de los enfermeros, "más cercana a los usuarios que los médicos" y la de los farmacéuticos, que "ya han rebasado el concepto que aún muchos tienen de que están a cargo de una tienda de medicinas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios