La tasa de natalidad deja de caer en picado y tiende a estabilizarse

  • Los nacimientos aumentan tímidamente por tercer año consecutivo y la tasa se sitúa en el 11,64 · La natalidad de padres extranjeros representan el 5,68 por ciento según los últimos datos

Comentarios 4

Por primera vez en tres décadas los nacimientos en la provincia de Huelva han dejado de caer en picado. Según los datos del Instituto de Estadística de Andalucía correspondientes a 2006, último ejercicio de estudio, la tasa bruta de natalidad se sitúa en el 11,64 (por mil habitantes), punto arriba o abajo respecto a las restantes provincias andaluzas y siguiendo la misma tónica que el conjunto de la comunidad, lo que apunta, si no a la recuperación, al menos al mantenimiento de la natalidad.

Desde el inicio del estudio hace 31 años, cuando la natalidad se situaba en 19,26, se ha registrado un descenso progresivo de los nacimientos, que tuvo su pico más bajo en 1998, cuando la tasa cayó hasta el 9,86 (por mil habitantes). A partir de ese momento registró una tímida recuperación, con ascensos y descensos poco significativos hasta que ahora, por tercer año consecutivo, la natalidad parece mantenerse.

Este ligero aumento tiene mucho que ver con la población extranjera (no sólo por los partos de mujeres inmigrantes sino también por la reagrupación familiar). De hecho, en la última década (1996-2006), el porcentaje de nacidos de padres extranjeros ha dado un importante salto, pasado de suponer en Huelva sólo el 0,35 por ciento hace once años al 5,68 por ciento en el último ejercicio incluido por el Instituto de Estadística. En el conjunto de la comunidad, la provincia se sitúa un punto por debajo de la media andaluza (6,56 por ciento) y ocupa el cuarto puesto respecto a los nacimientos de padres extranjeros registrados, después de Almería (20,42 por ciento), Málaga (11,80 por ciento) y Granada (6,24 por ciento).

El porcentaje es superior en el caso de que sólo uno de los padres sea extranjero. En el ejercicio de referencia, el dato se situó en el 11,09 por ciento (también un punto por debajo de la media registrada en la comunidad andaluza), frente al 2,80 por ciento que representaba hace una década. Desde 1995, se produjo un descenso progresivo y casi imperceptible hasta que en 2001 parece haberse producido un punto de inflexión, ya que desde ese ejercicio anualmente se han registrado subidas hasta alcanzar el porcentaje actual.

Otro parámetro que deja ver con claridad los cambios que se han producido en las tres últimas décadas es el de la evolución de los nacimientos fuera del matrimonio. Las cifras dejan claro que, lejos de ser 'una mancha' como ocurría en los años 70, tener un hijo sin que la mujer esté casada no es no sólo algo extraño sino que es bastante común.

Según el informe, de cada cien niños que nacen en la provincia de Huelva, 29 lo hacen sin que sus padres estén casados, lo que coloca a la provincia más de dos puntos por encima de la media que se registra en el conjunto de Andalucía (27,26 por ciento).

El porcentaje de madres solteras llama especialmente la atención si se compara con las cifras de la década de los 70 y con las estadísticas de los años posteriores a la Dictadura. En 1975, la proporción de nacimientos fuera del matrimonio era sólo del 2,16 por ciento en Huelva. La evolución ha sido muy lenta y hasta 1989 no se superó por primera vez el 10 por ciento, proporción que se mantuvo de forma oscilante sin grandes saltos hasta 1997, cuando comenzó a aumentar anualmente de forma progresiva hasta alcanzar el 29,59 por ciento en 2006.

Este dato sitúa a la provincia onubense en cuarto lugar en Andalucía, donde Málaga encabeza la lista de estos nacimientos con el 33,91 por ciento, seguida de Almería (31,98 por ciento) y Cádiz (30,47 por ciento). En la otra cara, se encuentran Córdoba y Jaén, que presentan los niveles más bajos, un 18,5 por ciento y 17 por ciento, respectivamente.

Las estadísticas sobre nacimientos no sólo pueden causar sorpresa a los sectores más tradicionales por la alta proporción de bebés nacidos sin que sus padres estén casados. Además, echan por tierra la creencia de que las madres onubenses son cada vez mayores por aplazar los embarazos. El estudio del Instituto de Estadística andaluz acaba con esta creencia ya que desde 1975 hasta ahora apenas ha variado la edad media de la mujer para concebir hijos. Hace once años, según el mismo documento, la edad media de la maternidad se situaba en los 29,13 años y ahora, más de tres décadas después, esta media ronda los 30,20 años (prácticamente la media que se registra en la comunidad andaluza).

Los datos indican que el número medio de hijos por mujer mantiene el crecimiento que se ha iniciado en los últimos años, situándose en 1,51 hijos por mujer en 2006, cifra que no se alcanzaba desde mediado de la década pasada.

En el pico opuesto, el índice de envejecimiento sigue una evolución similar pero en el sentido contrario al de la natalidad. Los últimos datos sitúan el índice de envejecimiento en el 92,33 por ciento, por encima del 88,98 por ciento de media de la comunidad andaluza. En cuanto a la evolución desde la fecha de inicio del estudio, en 1975 este índice se situaba en el 38,88 por ciento. Desde entonces, el aumento no ha parado ni un sólo ejercicio y se ha ido incrementando año tras año hasta el 92,33 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios