"La música siempre ha sido mi fiel compañera, en la felicidad y en el dolor"

  • La artista gallega ha colgado el cartel de 'No hay billetes' en el Gran Teatro, donde esta noche mostrará su álbum Vida tóxica y otros temas conocidos de su extensa trayectoria ante el público onubense

Comentarios 1

Un cáncer de mama interrumpió la gira de su anterior disco, Sencilla alegría. La artista, empujada quizás por la enloquecida fuerza del desaliento, comenzó a componer, a escribir, a trabajar. Apenas nueve meses después reapareció con Vida tóxica, el disco más poético de su trayectoria que presenta esta noche antes los onubenses en el Gran Teatro.

-Ha regresado a los escenarios con su 'Vida tóxica' bajo el brazo, ¿a qué sabe este trabajo?

-No sé, a arroz con leche (bromea). Es la prueba de un periodo de mi vida que va desde enero de 2007 hasta que lo he acabado, un trago duro pero del que he conseguido salir a base de ilusión.

-¿Qué diferencia a este disco de sus álbumes anteriores?

-Una cosa fundamental es la actitud de sacarle partido al presente. En canciones como 'Entre mis recuerdos', de un disco anterior, echaba una mirada al pasado con una cierta tristeza que tiene que ver con la pérdida de mi padre. En éste no hay ningún tipo de conflicto por la enfermedad, ningún tipo de cavilación durísima. Hay pequeñas frases o algún verso que tienen que ver con el momento, como es el caso del último tema del disco, 'Sueños raros'. Sin embargo, la gente que no sepa que he tenido este problema de salud no podrá sacar conclusión alguna sobre mi enfermedad.

-En el Huelva se colgó hace tiempo el cartel de 'No hay billetes'.

-Sí, la cosa está yendo muy bien, no me puedo quejar. Además, Vida tóxica ya es Disco de Oro, lo que significa 40.000 copias vendidas.

-Le queda una extensa gira por delante.

-Tenemos casi cincuenta conciertos cerrados y otros tantos que se van sumando ahora. Con ellos estaré hasta junio, dándole importancia al concierto benéfico que haré en Málaga el 26 de junio y otro con el que espero cerrar la gira por España que será en Madrid allá por octubre.

-¿Tiene previsto salir fuera del país?

-Claro. Han surgido cosas entretenidas y muy atractivas, como ir a Varsovia (Polonia) a dar un concierto, o ir a Mónaco ahora en marzo. En fin, que estoy ilusionada con todas las cosas que están saliendo y estamos todos contentos con el resultado de los conciertos. Y eso es fundamental junto con que la gente se lo pase bien, que es lo más importante de todo.

-¿Había actuado alguna vez en Huelva?

-Recuerdo que alguna vez actué en el Foro Iberoamericano de La Rábida, pero de eso ya hace tiempo. No es Huelva de las ciudades en las que más he actuado pero sí tengo muchos amigos por aquí y me apetecía volver a esta tierra.

-Hablando del marco en el que se celebra el concierto, el Gran Teatro, ¿prefiere actuar en grandes estadios o en un lugar más acogedor como la bombonera onubense?

-Son dos expresiones distintas. Aunque tengas el mismo repertorio, te expresas de manera sensiblemente diferente. El tener a la gente cerca, ver cómo reacciona y sentirla verdaderamente me gusta mucho. Pero eso no quiere decir que no me gusten los espacios al aire libre donde haya miles de personas, que también tiene su cosa (ríe).

-El concierto se divide en dos partes, una acústica y otra más eléctrica. ¿Cuál es la más apasionante para el público?

-Hombre, la parte eléctrica es más participativa y es la que más exalta a la gente. Pero eso depende. En el teatro pienso que es más emocionante la parte acústica, ya que es un espacio cerrado y te permite casi cantar al espectador en concreto. De todos modos, creo que están bien compensadas ambas partes del recital.

-También introduce nuevas versiones de temas muy conocidos, ahora reinventados.

-Efectivamente, y eso es muy bueno. Temas que antes eran muy movidos suenan ahora más acústicos y viceversa. Pero todo ello sin hacerlos irreconocibles, dándoles una vuelta de tuerca.

-Después de haber superado con éxito su enfermedad, se ha convertido en un gran ejemplo para miles de persona que también padecen cáncer.

-Yo nunca he tratado de ser un ejemplo, sino de enfrentarme de la forma más realista posible a mi situación, poniéndome en manos de los profesionales que hay en este país, que son fantásticos, y cumpliendo con todas las cosas que me mandaban. Además, he intentado hacer todo eso de la manera más ligera y conveniente para mí: trabajando.

-¿De dónde se sacan las fuerzas para seguir adelante sin desfallecer?

-De la ilusión por la vida. Todavía no he exprimido todo lo que creo que puedo llegar a hacer. Otra de las razones es porque la música siempre ha sido mi fiel compañera en la felicidad y en los momentos más dolorosos.

-Siempre hay que buscar algo por lo que luchar.

-Por supuesto. Como todo en la vida, cuando tienes dificultades, tienes que agarrarte a cosas que te produzcan un poco de ilusión por la vida, que te sirvan para seguir.

-Estrena nueva vida y también nueva imagen.

-Nunca había pensado que me iba a cortar el pelo y al final me quedé sin él, directamente (bromea). Pero esto no ha sido un gran problema y me he descubierto de otra manera que no está mal.

-¿Qué espera del concierto de esta noche?

-Sobre todo, que la gente lo pase bien, que disfrute y que nosotros lo hagamos con la misma alegría, las mismas ganas y la misma fuerza con la que nos subimos siempre al escenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios