Dos meteoritos caen en la Sierra de Huelva en menos de un año

  • Los investigadores iniciarán el próximo mes la búsqueda de uno de ellos que podría pesar entre medio kilo y un kilo · El otro cuerpo celeste se rastreó por el término de Cumbres de San Bartolomé y no pudo ser localizado

En menos de un año, los científicos tienen constancia de la caída de dos meteoritos en territorio onubense. Uno de ellos, que fue interceptado en mayo del pasado año, será buscado a partir del próximo mes. A partir de 2007, la llegada de estos cuerpos cósmicos a nuestra provincia, está plenamente controlada gracias a la instalación de unos dispositivos de captación, que se encuentran tanto en Sevilla, como en El Arenosillo, aparte de otros de carácter portátil. Todos ellos permiten la observación diurna y nocturna, siendo el responsable de este trabajo, el profesor titular de la Universidad de Huelva, José María Madiedo.

Como en otros aspectos, esto no significa que no hayan caído meteoritos antes, sino que ahora se dispone de recursos que van más allá de la simple visualización de sus caídas, aunque los testimonios de aquellas personas que los ven recorrer nuestra atmósfera, sigue teniendo su importancia.

Madiedo se muestra cauto a la hora de señalar el lugar donde se encuentra la piedra y sólo indicó que está en la Sierra. El hecho astronómico está registrado por los dispositivos de observación y tras la presentación de unos informes que este docente ha realizado como consecuencia de sus estudios sobre el meteorito hallado en Puerto Lápice (Ciudad Real), tanto él, como otros miembros de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, procederán a su búsqueda. La precaución está fundada en el gran interés que estas piedras suscitan en el mercado negro, en donde pueden pedirse elevadísimas sumas de dinero por algunos de estos ejemplares.

Los dispositivos técnicos con los que se cuenta actualmente, calculan la trayectoria, el punto de impacto con una precisión bastante apreciable y si el meteorito realmente llegó a la superficie o no estalló en el aire. De este modo, no hay duda de que el que se va a buscar tendrá un peso de entre medio kilo y un kilo, lo que no resulta nada despreciable.

El segundo meteorito que llegó a la Sierra, fue también el pasado año, concretamente en marzo. Por aquel entonces, el dispositivo de observación no estaba aún completamente instalado por lo que no hay evidencia científica de su caída, aunque los estudiosos lo dan por seguro, por los testimonios recibidos. Los miembros de la Red de Investigación lo buscaron preferentemente en el municipio de Cumbres de San Bartolomé y otras zonas serranas. Madiedo explica que la búsqueda fue infructuosa tanto en el caso de los investigadores como en el de los cazameteoritos que hasta allí se desplazaron. La Red sin embargo, tuvo la oportunidad de acumular testimonios, ya que la trayectoria del meteorito se vio desde las provincias de Sevilla, Huelva y Badajoz, ya que estos cuerpos marcan en el cielo, estelas semejantes a los aviones a propulsión. Otro dato que no ayudó a concretar, es la frecuencia con la que aviones a propulsión portugueses vuelan cerca de esa zona. De este modo, los habitantes de la comarca están acostumbrados al ruido que provocan estos aparatos cuando superan la barrera del sonido, que es lo que también hacen estos meteoritos, por lo que el estruendo es muy parecido.

90

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios