Un maltratador se enfrenta a 8 años de cárcel por agredir a su expareja

  • El individuo, que se saltó la orden de alejamiento y accedió al domicilio de la víctima, espera la sentencia

El Juzgado de lo Penal número 3 de Huelva dejó visto para sentencia el juicio contra un varón como presunto autor de un delito de violencia de género y otro de quebrantamiento de orden de alejamiento en Lepe, para quien el fiscal solicita ocho años de cárcel. Según ha podido saber Huelva Información, el varón enjuiciado, que responde a las iniciales R.A.F.M, permanecía en prisión preventiva desde el día de los hechos, acusado de un delito de violencia de género y otro de quebrantamiento de la orden de alejamiento contra su ex pareja. Una vez probados los hechos en sede judicial, el fiscal solicita 8 años de ingreso en prisión para el acusado como autor responsable de tres delitos de lesiones, uno de quebrantamiento de orden de alejamiento y otro de violencia de género.

Como detalló este periódico, los hechos se remontan al pasado martes, 26 de diciembre de 2017, cuando efectivos de la Policía Local de Lepe procedieron a la detención de la persona juzgada tras la llamada de un familiar de la víctima alertando de la comisión del delito.

La detención se produjo a primera hora de la noche de dicha jornada en una urbanización de Islantilla, tratándose el detenido de un varón de 40 años de edad y natural de la provincia de Sevilla.

Según relataron entonces a esta redacción fuentes cercanas a la Policía Local de Lepe, la actuación se inició sobre las 22:00 horas del martes, 26 de diciembre, cuando tras la llamada de un familiar de la víctima -una mujer de 41 años también natural de Sevilla, aunque residente en la urbanización Vista Golf de Islantilla, en la avenida del Deporte-, agentes de dicho cuerpo policial se personaron en el domicilio de ésta y procedieron a la detención del varón que presuntamente había agredido a su expareja en presencia de tres menores.

Según pudo saber Huelva Información, el aviso a los servicios de emergencia fue realizado por el padre de la víctima, quien al telefonearla, como hace habitualmente, pudo comprobar que la llamada fue atendida por una nieta y a la vez hija de la mujer agredida, de unos 10 años de edad, pudiendo escuchar gritos y lamentos de su propia hija a través del terminal telefónico. El detenido, expareja de la víctima, la agredió cogiéndola por el cuello, tirándola sobre una cama, y produciéndole heridas en la cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios