Los ingresos del Estado se reducen un 41,9% en el primer semestre

El aumento de las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento de los pagos fiscales por parte de los contribuyentes, unido a la des- aceleración de la actividad económica propias de la coyuntura de crisis, ha provocado que los ingresos tributarios del Estado caigan un 41,9% en los seis primeros meses del año en la provincia de Huelva, hasta situarse en 149,4 millones de euros, según el último informe de la Agencia Tributaria. En el conjunto de Andalucía, la recaudación retrocedió un 33,3%, con 3.863 millones de euros.

El dinamismo del consumo de las economías domésticas sigue resintiéndose y, de momento, sin remedio paliativo que sea capaz de dinamizar la economía. La recaudación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que representa un indicador fiel del consumo doméstico y de la actividad de la empresas lo deja claro. Según los datos publicados por Hacienda, la provincia onubense acumula un retroceso del 61% entre enero y junio, hasta situarse en 32,58 millones de euros, debido principalmente a la evolución descendente del mercado de la vivienda y la caída del gasto en consumo de las familias.

También los ingresos derivados de la Renta (IRPF), que recogen los pagos fraccionados ingresados por los autónomos y las cantidades retenidas por las empresas a sus empleados, ha experimentado una bajada del 49,1% situándose en 46,7 millones.

EL Cuerpo de Técnicos de Hacienda estima que si bien este retroceso de los ingresos del Estado responde lógicamente a la fuerte caída de la actividad económica y el consumo, también obedece al aumento de la economía sumergida en una coyuntura donde las dificultades económicas promueven la "picaresca" e incitan a los contribuyentes a defraudar antes que a cumplir sus obligaciones fiscales. Por ello, recuerdan la importancia de reforzar la lucha contra el fraude para que afloren las bolsas de dinero negro existentes en España, con el fin de evitar que la situación del déficit público, represente un riesgo para la estabilidad presupuestaria o fuertes recortes en el gasto social. La economía sumergida en España se sitúa en el 23% del PIB, lo que supone que existen actividades económicas por importe de más de 240.000 millones de euros que no pagan impuestos, por lo que se dejan de ingresar casi 90.000 millones de euros anuales.

Ante esta situación, los Técnicos de Hacienda consideran "prioritario" que los esfuerzos de la Agencia Tributaria a corto y medio plazo se centren fundamentalmente en combatir el fraude inmobiliario y el blanqueo de capitales, a través de la adopción de una serie de medidas organizativas, fiscales e iniciativas legislativas más exigentes que las actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios