Crónica urbana

La industria que enfila el Norte

  • En la antesala de la manifestación de UGT, lanza el alcalde un mensaje subterráneo, un titular abierto: el Ayuntamiento busca suelo para "relocalizar" industrias (¿?) frente al Parque Empresarial

Comentarios 5

Con el 19-F en los talones prefiere el alcalde ser rey de su silencio, si a punto estuvo hace unos días de ser esclavo de sus palabras, en esta contaminada antesala de la manifestación de UGT.

Martes, 5 de febrero, salón de actos de la FOE: estaba Rodríguez en su salsa, en un grand-petit-comité buscando complicidades en su sector de procedencia, y de camino inversores para el Factory de Huelva Empresarial (que, según lo pintan, es un concepto avanzado de los parques comerciales del Aljarafe). Entre los de Asemco estaba el alcalde, decimos, recordando los calvarios de los últimos 13 años, en una Huelva que vive en una permanente cuesta de enero, luchando con "sangre, sudor y lágrimas" por proyectos como este macropolígono, Isla Chica o el Ensanche. Todo transcurría en el acto -una cita de negocios más bien- conforme al guión rutinario, sin dinamita. Aunque había fotógrafos y cámaras imperaba allí un ambiente-burbuja,y la cuestión es que entró el regidor en arenas movedizas, lanzando el titular abierto: "Queremos hacer otro Parque Huelva Empresarial al otro lado de la autovía. Hace falta más suelo. En la otra margen de la A-49 se pueden ubicar -dijo- nuevas empresas, o relocalizar otras industrias que carezcan de viabilidad" (¿?)

Ahí quedó eso, pero luego el alcalde echó mano de cautelas, quizás pensando en lo que se le podía venir encima. Lo hizo a posteriori y fuera ya de micrófono, matizando que la cosa iba para largo, en todo caso para cuando se amortizara esta primera fase de Huelva Empresarial. Y lo hizo, también, sin hacer precisiones sobre esa vertiente de "relocalización" que entronca con los temores de AIQB-UGT en la perspectiva del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el cauce que debe determinar el futuro de las fábricas de la Avenida Francisco Montenegro; esta vez, intentando que no haya lagunas normativas como las que sirvieron al argumentario del caso Endesa. El piloto rojo en este contexto lo enciendió el documento de criterios y objetivos para la revisión del PGOU, sosteniendo que las industrias de la Punta del Sebo deben tender a la "deslocalización" una vez haya "concluido el periodo de actividad de los actuales concesionarios", a la par que se apuesta por "acordar los mecanismos de gestión que posibiliten su traslado o transformación en condiciones económicamente viables". En esta dirección, las mesas sectoriales del PGOU arrojaron una fecha (a propuesta de los arquitectos redactores) que sugiere un horizonte para esta ambigüa "deslocalización": el año 2023.

Otra interpretación que se ha hecho de la salida que tuvo Rodríguez la semana pasada se desvincula tajantemente del Polo Químico, toda vez que se supone que la industria que enfila el Norte es blanda, no contaminante. Porque así se viene advirtiendo desde el Ayuntamiento, y porque se tienen en cartera importantes operaciones residenciales en este área de expansión, como la reserva Huelva Norte (3.000 VPO) o San Antonio Montija (3.500 viviendas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios