La industria supera a la construcción como el sector andaluz más rentable

  • Huelva y Sevilla fueron las localidades que mostraron un mayor ritmo de crecimiento, con incrementos superiores de ratio en la provincia onubense

La rentabilidad económica del sector industrial alcanzó el nivel más alto en 2005 de la Comunidad, con el 7,4 por ciento y 1,5 puntos porcentuales más que el año anterior, al contrario que el sector agrario, que sufrió un recorte de 1,3 puntos porcentuales hasta el 3,3 por ciento, mientras que la construcción se situó en el 6,2 por ciento, según los datos aportados por el estudio realizado por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y Unicaja.

El documento recoge que por provincias, Sevilla y Huelva fueron las que mostraron un mayor ritmo de crecimiento de los ingresos de explotación, de mayor intensidad a nivel regional, con un 16,4 por ciento y un 14,5 en cada caso. En términos de rentabilidad, Granada es la obtiene un nivel más elevado como resultado de su actividad, con un 7,9 por ciento, aunque redujo en tres décimas el resultado del año anterior. Sin embargo, los mayores incrementos de este ratio se registraron en Huelva, con 1,4 puntos porcentuales, Sevilla y Almería, con 1,1 puntos en cada caso, como consecuencia del aumento de los márgenes obtenidos por las empresas localizadas en estas provincias, siendo "particularmente" elevado el valor de este indicador en Sevilla, del 8,7 por ciento.

En este sentido, el director general de la agencia, Miguel Ángel Serrano, señaló que el estudio apunta a una tendencia de "mejora permanente del tejido empresarial andaluz en los últimos años", con un entramado "cada vez mas complejo en el que evoluciona muy positivamente el sector aeronáutico".

Serrano aclaró que "las miras de Andalucía van más allá del sector inmobiliario" y existen "buenas expectativas" en la industria. Sin embargo aclaró que en el futuro no se puede hablar de desaceleración, sino de "crecimiento contenido", ya que su aumento "no serán tan espectacular como el que lleva produciéndose en los últimos 12 años por encima de la media". "Las empresas andaluzas son ahora más competitivas, más avanzadas, con mejor incorporación de las nuevas tecnologías, que está vendiendo más al exterior y que genera más beneficios que en años anteriores", concluyó.

Andalucía es la segunda comunidad a nivel nacional en cuanto a número de empresas censadas que, según los datos de 2006, alcanzan las 486.674 entidades, con un 15,3 por ciento del total estatal y únicamente superada por Cataluña, con el 18,2 por ciento.

En cuanto a la dimensión, la región cuenta con el 51,1 por ciento de empresas sin asalariados, dato similar al nacional, aunque respecto a la cifra de empleados, la empresa media andaluza es de tamaño más reducido a la media.

El estudio también desvela que en 2006 se crearon el 16,1 por ciento del total de empresas españolas y que en torno al 70 por ciento de las sociedades mercantiles en la región obtuvo beneficios en 2005, mejorando en 3,3 puntos porcentuales los datos del año anterior.

El documento destaca los altos porcentajes de empresas grandes, medianas y pequeñas que obtienen beneficios, en torno al 90 por ciento de todos esos segmentos, porcentajes superiores a los de sus homónimas españolas. Así, sólo las microempresas andaluzas quedan por debajo de su mismo grupo nacional.

Por sectores, el área con más resultados positivos es la industria, con un 75,3 por ciento, seguido de la construcción, con un 74,4 por ciento y el comercio, con un 74,1 por ciento. Sin embargo, es España el mejor comportamiento es el experimentado por la construcción, con un 76,7 por ciento. Además, el análisis territorial pone de manifiesto que Jaén y Almería presentaron en el ejercicio 2005 una mayor frecuencia de sociedades con beneficios, alrededor de cuatro quintos en cada caso.

En cuanto al carácter económico financiero, el estudio señala el crecimiento de los ingresos de explotación de la empresa andaluza, en torno al 12,1 por ciento, una situación similar a los consumos de explotación que aumentaron un 12,6 por ciento, lo que unido a la evolución de otras partidas presupuestarias contribuyeron al incremento del beneficio medio de las entidades en un 27,4 por ciento. Este aumento produjo una subida de la participación del resultado sobre los ingresos hasta el 4,8 por ciento, medio punto porcentual más que en el año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios