Los hoteles resisten la crisis y prevén una ocupación cercana al 80% para julio

  • Se esperan resultados similares a los del año pasado, aunque para ello se han mantenido los precios · Huelva se beneficia del turismo de proximidad, que se impone para reducir gastos

Se acortan las distancias, se reducen los días de estancia en hoteles y se apuesta por destinos dentro de la Península. Son las tendencias que la crisis ya marcó el año pasado y que cobran más fuerza, si cabe, en este verano que acaba de comenzar y que a partir de hoy, día 1, pone a prueba a los destinos turísticos. En contra de lo que puede ocurrir en otras provincias, Huelva puede salir beneficiada de esos cambios, como apuntan todas las previsiones de los empresarios del sector, que prácticamente calcan las cifras de la temporada anterior para el mes de julio (el primer examen de la campaña) con una ocupación hotelera que oscila entre el 75% y el 80%.

Desde la Asociación Provincial de Hoteleros se mira a la temporada con más optimismo que hace un año. No es para menos si las cifras que barajan apuntan a esos resultados, cuando el sector se mueve para el conjunto del país con previsiones a la baja (que incluso apuntan a un descenso del 30%), pero a costa de un recorte más que significativo en los precios (del 0,7% en un año, aunque supera el 10% en el caso de establecimientos de cinco estrellas, y del 2,7% en el último mes, teniendo en cuenta el último dato registrado por el Instituto Nacional de Estadística relativo al mes de mayo), mientras que en Huelva se han logrado mantener los precios, según la patronal (los datos del INE prácticamente lo corroboran con un incremento del 0,8% respecto al año pasado). En eso ha tenido mucho que ver (o al menos así lo defienden desde el sector) el nivel de satisfacción que demuestran los turistas que conocen la provincia (los visitantes otorgan un 7,9 a los establecimientos hoteleros de la provincia, la segunda nota más alta de Andalucía, liderada por Málaga, con un 8,1, según la encuesta de coyuntura turística de 2008). "El cliente de Huelva es un cliente que repite un año tras otro", subraya el presidente de la Asociación Provincial de Hoteleros, José Manuel Díaz. Y si bien es cierto que la llegada de extranjeros ha caído (aunque el número de visitantes sólo ha descendido un 1% en mayo respecto al mismo mes del año pasado, el de las pernoctaciones lo ha hecho un 18%), el turismo nacional presenta un buen comportamiento en la Costa (el número de visitantes cae un 17% aunque el de las pernoctaciones experimentan un incremento del 30%).

Nadie pone en duda que los hábitos turísticos han cambiado porque si prácticamente nadie renuncia a su vacaciones, también es cierto que prácticamente nadie mantiene los presupuestos que en años anteriores se destinaban a ello. Se cambia un crucero por un viaje a la costa; una reserva en destinos que hasta ahora eran estrella, por aquéllos en los que no sea necesario viajar en avión, se viaja en familia (los empresarios lo saben y en Huelva son mayoría los que ofrecen de forma gratuita las plazas de los niños) y se contrata alojamiento con pensión completa o media pensión. Y eso, precisamente, puede ayudar a que sean más los visitantes que este año lleguen a la provincia (como se ha demostrado en los últimos meses con la entrada de turistas nacionales), aunque lo que se tiene claro es que el gasto medio que realizarán durante su estancia será con casi toda seguridad menor que el de años anteriores (la media diaria de los visitantes que llegan a la provincia es de 49,84 euros, la más baja de toda Andalucía, que se sitúa en los 58,66 euros de gasto medio por turista y día). Una cantidad que lejos de subir va cayendo con el paso de los meses (un 10% en un año, según la patronal) por dos motivos: la caída de precios hoteleros al que los empresarios se han visto obligados en más de una ocasión (para incentivar las reservas a última hora y alcanzar niveles de ocupación aceptables) y las ofertas y promociones especiales que ofrecen más por menos.

La prueba de fuego comienza hoy y, aunque las previsiones son positivas, son menos certeras que en épocas anteriores, porque las reservas han dejado de realizarse con antelación y casi la mitad se cierra entre las dos semanas previas al día de contratación de las vacaciones. Unas vacaciones que como media se extienden a lo largo de una semana, con siete u ocho noches de hotel, según las estadísticas de la patronal, dejando una media anual de 3,26 días (en 2008).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios