El hospital Juan Ramón protestará el día 10 contra las agresiones

  • La Junta de Personal y los profesionales del Juan Ramón se concentrarán a las puertas del centro para condenar los ataques a un médico y a un vigilante

Comentarios 2

La Junta de Personal y los profesionales del hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva se concentrarán el próximo jueves día 10 de enero frente a las puertas del centro hospitalario para condenar las agresiones sufridas por un médico de la plantilla y por un vigilante de seguridad.

El presidente de la Junta de Personal del hospital Juan Ramón Jiménez, Manuel Cañavate, detalló que los hechos tuvieron lugar la pasada Nochevieja, cuando tanto el médico como el vigilante de seguridad, que se encontraban llevando a cabo su labor en el servicio de Urgencias, fueron presuntamente agredidos por un grupo de personas, según publicó ayer Huelva Información.

Manuel Cañavate, quien apeló a la concienciación ciudadana "para que hechos como estos no vuelvan a ocurrir", dio a conocer que las dos personas agredidas ya han interpuesto la correspondiente denuncia en el Juzgado onubense, acogiéndose al protocolo que marcan estos casos de agresiones.

Los hechos tuvieron lugar a las 4.45 horas del pasado día 1, cuando un grupo de 25 personas irrumpió en el servicio de Urgencias del hospital onubense. Una vez en la puerta, fueron diez los que tomaron una camilla de las que se encuentran en la recepción y se lanzaban hacia una de las consultas sin permiso previo. Junto al herido, se hallaban su esposa y un familiar.

Al parecer, una vez en las consultas y ante el gran escándalo formado, un médico se interesó por el estado de la persona de la camilla cuando, de pronto, recibió un fuerte golpe por detrás, a la altura de la escápula, produciéndole un gran dolor. En esos momentos, ante el desconcierto general, uno de los vigilantes de seguridad intervino y fue agredido en el rostro. En el transcurso de este suceso, se avisó a la Policía y los agresores se dieron a la fuga, dejando en el servicio de Urgencias al compañero herido y teniendo que ser atendido por el médico agredido, que finalmente no tenía sino una intoxicación etílica. En el transcurso de los minutos que estuvieron los violentos en la zona de consultas hicieron algunos destrozos en el mobiliario, al mismo tiempo que destruyeron presuntamente algunas de las muestras de otros pacientes que había sobre una de las mesas.

Fue tal el nerviosismo que apenas si nadie puso mediar en el incidente, mostrándose los pacientes que se encontraban en Urgencias muy asustados ante tanta violencia.

Este incidente se asemeja a otros casos por los que pasan los facultativos de Urgencias, donde se reciben habitualmente agresiones de tipo verbal. Para el médico agredido, "el incidente pudo haber provocado una desgracia mayor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios