El futuro de Nilefos pasa por el recorte de la plantilla actual

  • La empresa, que reitera que no arrancará con la actividad anterior, presentará la próxima semana las alternativas de producción · Los trabajadores comienzan a refabricar productos para ocupar la jornada

Comentarios 78

Una vez que se ha descartado toda posibilidad de arrancar la actividad en la planta de Nilefos con la producción anterior, la empresa analiza las alternativas que resulten más viables económicamente para mantener abierta la fábrica. Alternativas que pasan por complementar la actividad con acuerdos paralelos entre Fertiberia y Foret para entrar en el campo de los fertilizantes y fosfatos alimenticios o bien por buscar nuevas alternativas medioambientales para trabajar con los fosfatos. En cualquier caso, ninguna de las soluciones al conflicto laboral que actualmente viven los trabajadores de la antigua Rhodia garantizaría la permanencia del cien por cien de la plantilla actual, en la que además de incluirse a los trabajadores de la fábrica (118) se tiene en cuenta al personal de las subcontratas y mantenimiento, con lo que la cifra asciende hasta los 200 puestos de trabajo.

Las negociaciones han dado comienzo y con ellas un "duro proceso" en el que comité, sindicatos y empresa deberán encontrar las alternativas de futuro para continuar con la actividad industrial y garantizar el mayor número de puestos de trabajo. De momento, sobre la mesa, ninguna alternativa concreta (habrá que esperar al próximo viernes para conocer las propuestas de la empresa), aunque la posibilidad por parte de la propiedad de llevar a cabo una suspensión temporal de algunos contratos mientras dure la negociación y mientras se mantenga la actividad que los trabajadores comienzan a desarrollar a partir de hoy para mantenerse ocupados, que pasa por lo que se denomina técnicamente como 'refabricación'. Un proceso que consiste en aprovechar las existencias que hay en la planta de una especialidad de tripolifosfato de menor calidad al TPP (con el que trabajaba hasta ahora Nilefos), lo que permitirá además de seguir haciendo caja (este producto tratado se vende a menor precio), evitar que los trabajadores continúen sin realizar actividad alguna. Se trata de una actividad temporal, ya que se calcula que el volumen de existencias oscila entre las 3.000 y las 5.000 toneladas, lo que podría mantener ocupada a la plantilla entre un mes y medio y dos meses.

La empresa ha aceptado esa ocupación, según el comité de empresa desde donde se ha dejado claro que, de momento, no se acepta "ningún tipo de recorte de plantilla". Aunque el propio comité es consciente de que "ninguna de las posibles alternativas de futuro cubre a la totalidad de los trabajadores". De ahí, que a partir del próximo viernes, en caso de alcanzar un principio de acuerdo "y con las cifras de negocio en la mano" se comience a pensar en posibles medidas sociales y de reubicación, aunque "sólo en el caso -insistió el presidente del comité de empresa, José Pérez- en que no sea posible garantizar los puestos de trabajo por falta de viabilidad" se empezaría a barajar la posibilidad de prejubilaciones. Hay que tener en cuenta que más del 16 por ciento de la plantilla (contabilizando a los 200 trabajadores) supera los 55 años.

El de ayer fue el primer y último encuentro entre el director consejero delegado de Nilefos, Stephen France, y los miembros del comité de empresa, ya que a partir de ahora las negociaciones se realizar con el nuevo interlocutor nombrado por la empresa, Rafael López, del gabinete Garrigues Abogados (el mismo que intervino en el conflicto de Delphi). La primera reunión de la mesa negociadora se extendió a lo largo de una hora y media y sirvió para que el comité manifestase a la propiedad la indignación por las formas de "dar el portazo" y para que se abriera el calendario de consultas y negociaciones y los trabajadores hagan suyo un nuevo eslogan: 'Soluciones ya y producción ya'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios