juventud

La otra educación que dejan las aulas

  • Huelva encabeza el programa Código Joven en Andalucía con 94 acciones de formación en valores en centros lectivos y municipales

El coordinador provincial del IAJ, Sebastián Pérez; el director general, Francisco Pizarro; y el delegado de Educación, Vicente Zarza, en el acto de ayer. El coordinador provincial del IAJ, Sebastián Pérez; el director general, Francisco Pizarro; y el delegado de Educación, Vicente Zarza, en el acto de ayer.

El coordinador provincial del IAJ, Sebastián Pérez; el director general, Francisco Pizarro; y el delegado de Educación, Vicente Zarza, en el acto de ayer. / J.A. Rodríguez Toscano

Acostumbrada a estar siempre a la cola en las estadísticas regionales, marcada, sobre todo, por su bajo peso poblacional, destaca que la provincia de Huelva figure a la cabeza en el número de acciones formativas propuestas este año dentro del programa Código Joven. Son talleres y actividades de distinto tipo que buscan profundizar en la educación en valores entre los más jóvenes y, lo que probablemente sea más positivo para el caso, que son propuestos por los centros educativos y los centros juveniles municipales. Los educadores onubenses, pues, están a la cabeza en Andalucía en su interés por ir más lejos de todo lo que ya los pequeños aprenden en las aulas.

Explicaba ayer en Huelva el director general del Instituto Andaluz de la Juventud, Francisco Pizarro, durante la presentación de Código Joven, que este programa pretende ser, en esencia, un modo de zarandear a los jóvenes "para que piensen, para que sepan qué se van a encontrar en su entorno y aprendan cómo reaccionar como buenas personas".

En el camino de ese fin que es formar a "buenas personas" aparecen actividades como las que se enmarcan en este programa. En su tercera edición, este año se han programado 94 talleres en la provincia, a celebrar en 33 municipios, todos ellos encuadrados en cuatro ejes fundamentales sobre los que se quiere incidir este trabajo en valores integrales.

Tolerancia y respeto a la diversidad es una de las líneas marcadas, en las que se van a impartir 31 talleres en total, que específicamente tratarán sobre racismo y xenofobia, homofobia y discriminación por cualquier tipo de orientación sexual, así como diversidad religiosa e ideológica.

La segunda de las líneas trazadas se centra en la igualdad entre hombres y mujeres y la prevención de violencia de género, en la que se desarrollarán 24 actividades en la provincia de Huelva. Otras 33 acciones incidirán en el fomento del pensamiento crítico y la creatividad. Y el último de los cuatro bloques, con seis talleres programados para jóvenes onubenses, se dirige a la promoción de los valores de cooperación, solidaridad y voluntariado.

Pizarro remarcó ayer en la sede provincial del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) que el programa nació hace tres años "con la intención de trabajar con los más jóvenes su educación en los valores democráticos y cuestiones fundamentales para la educación de las nuevas generaciones". "Ahondamos en aspectos como la igualdad, la paz, la tolerancia, la solidaridad", añadió, como parte de un trabajo transversal en la Administración y con otros programas complementarios, también, del propio IAJ, como Código Universidad y Arte+Joven.

Cada año, según explicó el responsable autonómico del instituto, se abre una convocatoria para que centros educativos y centros de información juvenil municipales presenten sus propuestas de las acciones a realizar dentro de este programa Código Joven. Ya el pasado año, Huelva fue una de las provincias que más solicitudes registró y, finalmente, la de mayor número de actividades realizadas en Andalucía, con 80 y un total de 1.379 jóvenes participantes en ellas. En esta tercera edición se parte de 94 acciones que esperan movilizar en la provincia a entre 1.800 y 2.000 escolares, desde Infantil hasta Secundaria, incluyendo alumnos de Educación Especial. En Andalucía se han preparado este año 658 acciones que aspiran a llegar a más de 12.000 estudiantes.

Lo dejó claro también el delegado territorial de Educación, Vicente Zarza, presente en el acto de ayer en el IAJ precisamente por esa implicación protagonista de los colegios y los institutos: "La Consejería debe estar inmersa no sólo en los aspectos académicos sino en la educación integral de niños y jóvenes para conseguir mejores personas". "Debemos responder a esa necesidad -insistió el delegado- de educar y formar con mayúsculas, en base a esos principios de respeto, tolerancia, igualdad, solidaridad y cooperación".

Zarza mencionó en esa línea la obligación de "alertar de los peligros de la discriminación", por ejemplo, entre una serie de "hitos en los centros educativos que se deben eliminar poco a poco".

No es que los resultados de los trabajos aplicados en educación se puedan ver a corto plazo pero, recalcaron, la manera de obtenerlos es no dejar de trabajar en ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios