La dirección del PP achaca la crisis con el grupo municipal a opiniones que pretenden “intoxicar y hacer daño” al partido

  • Manuel Andrés González elude una vez más pronunciarse sobre el “machacado” grupo municipal al que se refiere Moreno Bonilla. El presidente de los populares trata de dar una imagen de unidad al comparecer con los ediles en el Consistorio junto a la plana mayor de la formación

La dirección del PP y los ediles del grupo municipal, esta mañana, en la sede del PP. La dirección del PP y los ediles del grupo municipal, esta mañana, en la sede del PP.

La dirección del PP y los ediles del grupo municipal, esta mañana, en la sede del PP. / Alberto Domínguez (Huelva)

La dirección del PP trató hoy de dar una imagen de unidad al comparecer junto al grupo municipal, una imagen inaudita que el presidente de los populares trató de vender como “foto fija”. Aferrado a un comunicado al que dio lectura, Manuel Andrés González negó la mayor al asegurar que el PP y el grupo en el Consistorio están unidos.

“Las noticias difundidas desde hace tiempo no son verdad. Son manifestaciones vertidas por alguien que lo único que pretende es intoxicar y hacer daño al PP”, aseguró el dirigente, a pesar de que el pasado 27 de septiembre reconoció por vez primera que “hay discrepancias” en el seno del grupo, tal y como las hay, según consideró, en cualquier órgano representativo.

Es más, el propio líder regional de los populares, Juan Manuel Moreno Bonilla, señaló el pasado lunes en una reunión a puerta cerrada en el Ayuntamiento de Sevilla con los ediles populares del Consistorio hispalense que “en Huelva tenemos a un grupo machacado”.

González, que una vez más rehusó valorar las palabras del presidente del PP andaluz, aseguró que “no es verdad que existan divisiones internas, no es verdad que el grupo municipal esté intervenido, no es verdad que exista crisis y no es verdad que no exista relación con el partido”, a pesar de que la portavoz del grupo, Pilar Miranda, aseguró el pasado 13 de septiembre (acompañada por las ediles Juana Carrillo y Carmen Sacristán) que seguía a la espera de que González accediese a mantener una reunión con el grupo.

La solicitud fue remitida, según dijo entonces, “hace meses” y el objetivo del encuentro no era otro que evaluar la situación interna y el “funcionamiento” del equipo, donde la mayor parte de los ediles se sienten ninguneados por la dirección provincial y existen tensiones entre la mayoría y la viceportavoz, Berta Centeno.

Ese mismo día, cuando Miranda públicamente reclamó una reunión a su presidente, reconoció que no estaba contenta con todos los ediles. Y es que a la pregunta de si estaba satisfecha con el trabajo de sus siete compañeros, su respuesta fue: “Bueno, sí, (con) casi todos. En fin... Son cosas internas que no me gustaría... Creo que públicamente lo importante es el trabajo que haga el grupo. Y el funcionamiento interno lo tratamos en el propio partido y, de hecho, tenemos solicitada la reunión con el presidente para tratar los temas del funcionamiento”.

Aunque González también negó que el grupo municipal esté fiscalizado por la dirección, Huelva Información pudo saber que antes del Pleno del mes pasado, el propio presidente solicitó a la portavoz municipal el orden previsto para el día, al objeto de designar a los concejales que defenderían cada tema que iba a debatirse. Es más, advirtió de que, en caso de estar ya asignados los asuntos, podrían llevarse a cabo los cambios que considerase necesarios. Una intervención o golpe en la mesa por parte de la dirección del partido que no se ha visto en ninguna capital de provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios