Las cocheras del Puerto albergarán un espacio escénico

  • La Consejería de Cultura y la Autoridad Portuaria acondicionarán el edificio industrial para que se desarrollen en él espectáculos de teatro, danza y actuaciones musicales

Comentarios 3

El edificio industrial de la cocheras del Puerto de Huelva, antiguo almacén de locomotoras del muelle onubense, cambiará su imagen para dar paso a un espacio escénico en el que los ciudadanos podrán disfrutar de los mejores espectáculos de teatro, danza y música.

Para que esto sea posible, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la Autoridad Portuaria de Huelva suscribieron ayer un convenio de colaboración con el fin de acondicionar y adaptar el inmueble anejo al de los Archivos del Puerto de Huelva, una obra que cuenta con un presupuesto inicial de 1.500.000 euros.

La consejera de Cultura, Rosa Torres, manifestó que "pretendemos que esta infraestructura multifuncional sea un puerto de la Cultura al que llegue buena parte de la producción cultural andaluza y del mundo, por lo que esperamos botar pronto este barco que, aunque vaya a estar anclado en puerto, será muy dinámico".

A esto añadió que "además de recuperar para el gran público un inmueble de gran valor patrimonial, servirá para ofrecerle una gran oferta cultural de la que Huelva carece y que estamos empeñados en fortalecer". De hecho, "incluso pretendemos que el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ponga aquí una patita en futuras ediciones".

La Junta de Andalucía destinará 450.000 euros del presupuesto total al equipamiento necesario para que se puedan desarrollar actividades artísticas en el centro, una programación cultural que se extenderá a lo largo de 90 días al año, entre los meses de septiembre y junio.

El resto del dinero será cosa del Puerto de Huelva. El presidente de la Autoridad Portuaria, José Antonio Marín Rite, aseguró que "este proyecto es el más importante de todos los que llevamos a cabo en nuestro compromiso con la ciudad de Huelva, en la que venimos colaborando con diversas actividades culturales, patrimoniales, sociales y deportivas". Asimismo, agregó, se trata de "una inmejorable manera de empezar el año, porque es de un proyecto de paz y libertad que se unirá al de la construcción del paseo marítimo en la margen izquierda del río Odiel para 2008".

El nuevo centro cultural de las cocheras del Puerto tendrá capacidad para 300 espectadores, "aunque podría llegar a tener 500 localidades", según indicó el arquitecto responsable del proyecto, José Ramón Moreno.

La entrada al edificio se mantendrá por la avenida de Hispanoamérica, aunque se mejorará el acceso a los edificios a través del parque de Zafra. Cuando los espectadores se dirijan a ella, encontrarán una taquilla y un porche techado de hormigón que les llevará directamente al interior del edificio.

El día en que Moreno comenzó a trabajar en el proyecto, encontró varios escollos a los que ha tenido que buscar una solución. El primero de ellos ha sido que "el edificio está vasculado hacia la izquierda, lo que corregiremos levantando el suelo, que cambiaremos por otro de piedra negra, nivelándolo como la nueva techumbre del edificio. Los techos metálicos actuales, "que son como un tambor cuando llueve", quedarán cubiertos con tejas inglesas por arriba y, por debajo, con madera acústica. Las paredes, de tan sólo 15 centímetros de grosor, "tendremos que forrarlas de madera acústica y llevarán un zócalo rojo, cumpliendo así con las normativas térmicas de los edificios modernos".

Otra de las dificultades para el arquitecto ha sido "que esta edificación no tiene cimentación amarrada, es decir, que los pilares están sueltos y tendremos que reforzarlos con un nuevo pilotaje que lo haga más resistente en el terreno marismeño en el que se encuentra".

Sin embargo, tal vez el cambio más significativo en el inmueble será el que afecte a las columnas metálicas que lo dividen en dos y a lo largo. "Los espectadores mirarán hacia el fondo del edificio y la única solución que hemos encontrado para que puedan ver el escenario desde todas las butacas es eliminar las columnas", algo que ha causado controversia entre los técnicos y los defensores del patrimonio.

También Moreno se ha visto obligado a buscar una solución para el soporte de la techumbre, que dejará de apoyarse en las columnas para hacerlo en una pieza metálica recubierta de hormigón diseñada especialmente para la ocasión que se colocará en el techo. Esta medida permitirá que "se pueda actuar en cualquier lugar de la nave, aumentando o disminuyendo el aforo o adaptándolo a las necesidades de los artistas". Y es que el graderío será móvil y las estructuras escénicas -desde el escenario hasta el telón o la iluminación- discurrirán a través de raíles que se colocarán en el techo.

Tras el lugar predeterminado para el escenario se ubicarán los camerinos generales, con acceso al escenario central, y los aseos para los actores. En el ala contraria estarán los aseos público y un bar. Junto a los ventanales, correrá una galería metálica desde la que se podrán cerrar los estores. Asimismo, todas las instalaciones necesarias (luz, agua y aire acondicionado) se realizarán por fuera del edificio y discurrirán bajo éste para no dañarlo. "El suelo será térmico y proporcionará calor en invierno y frío en verano", añadió el arquitecto.

Será necesario construir en el exterior del complejo otros edificios anejos cuyo pilotaje se realizará con troncos de eucalipto. Uno de los inmuebles auxiliares estará destinado a albergar la maquinaria; el otro, servirá de almacén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios