El arte rinde homenaje a Feliciano Bando

  • En la muestra, que está en la Casa de la Cultura, participan artistas de Rociana como Hernández y Ramírez, entre otrosl abierta al público La exposición estará abierta hasta el 18 de diciembre en horario de 18:00 a 21:00.

Ejerció de peluquero, quizás porque entendió que el arte no podía verse constreñido o rebajado a una mera profesión, si bien sería a esta última a la que convertiría en amante eterna y a la que se dedicó en cuerpo y alma. Por ello y en homenaje póstumo a Feliciano Bando, Rociana le rinde homenaje con una exposición en la Casa de la Cultura en la que se recrean todas aquellas vertientes artísticas en las que destacó, si bien compartiendo escenario con alguno de sus paisanos que ahora toman el inevitable relevo generacional.

La estrella de la muestra la conforman los proyectos arquitectónicos realizados por el propio Feliciano, que a lo largo de su vida alumbró y diseñó numerosos trabajos en este campo. Fachadas de infinita belleza que perpetuaban el estilo regionalista de los caserones de finales del siglo XIX y principios del XX , retablos barrocos presentes en los exteriores de la iglesia parroquia San Bartolomé, amén de muchos otros que no sobrepasaron el papel pero que revelan el genio creativo de un hombre autodidacta.

En el campo de la escultura, los trabajos llevan la firma de Francisco Ángel Hernández, quien vuelve a mostrar sus conocimientos sobre la anatomía de la fauna ibérica, dando vida a algunas de las aves más significativas que sobrevuelan el cielo de Doñana o bien recreando al rey del parque, el lince.

Por su parte las instantáneas de Rociana corresponden a Juan Ramírez Almansa, quien atesora un gran archivo fotográfico de su propia cosecha en los que ha sabido capturar la belleza de los rincones más señeros de su pueblo, siempre desde su inigualable óptica con la que logra atrapar la esencia de la imagen a la par que la belleza, ambas inmortalizadas en un fogonazo de luz. Gracias a ello podemos recorrer desde un anochecer desde la atalaya del Calvario, a los lienzos naturales del bosque del Pino Cáceres, pasando por la majestuosidad arquitectónica de la que hace gala su parroquia y su torre.

En la pintura, los trazos a golpe de óleo y acuarela son obra de Trif Alin, ciudadano rumano que lleva años asentado en el municipio, en el que ya ha dejado constancia de su talento con exposiciones individuales, mientras que para la ocasión nos muestra sus trabajos más lustrosos de su última ornada creativa.

La muestra permanecerá abierta hasta el 18 de diciembre en horario de 18:00 a 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios