Los abogados de las víctimas anuncian que recurrirán el fallo judicial ante el TSJA

  • Arduán y Torres esperarán a conocer la argumentación de los miembros del jurado para poder presentar la apelación

Los abogados que han ejercido la acusación particular en el juicio por el doble crimen de Almonte, Gustavo Arduán e Inmaculada Torres, avanzaron en la tarde de ayer, una vez conocieron el veredicto de inculpabilidad del jurado popular, que presentarán recursos de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Para hacerlo, no obstante, tendrán que conocer antes la motivación (los argumentos) que el tribunal ha dado a su fallo, algo que esperan conocer la semana próxima.

El letrado que representa a los padres de Miguel Ángel Domínguez y la pequeña María, Gustavo Ardúan, declaró que "no pensamos que el del jurado sea el sistema más idóneo para juzgar un asunto de esta envergadura, pero es el que tenemos". Su posición, dijo, es "de absoluta disconformidad, no comprendemos qué mecanismos intelectuales han podido utilizar o desarrollar para llegar algunos a la conclusión de que, obviamente, no debían de existir pruebas suficientes".

Por su parte, Inmaculada Torres, representante legal de la madre y mujer de los asesinados, Marianela Olmedo, aseguró que "no nos vamos a dar por vencido" y que llegarán hasta el Tribunal Supremo si es necesario.

Sobre el sentido exculpatorio del pronunciamiento del jurado, la letrada planteó que "no sabemos lo que ha podido pasar, o no hemos conseguido llegar al jurado o el jurado no ha sido suficientemente valiente como para condenar a una persona 50 años; también es cierto que es una carga muy fuerte para unas personas que no se dedican a esto". Desde su posición entiende que "pruebas hay, la principal es el ADN".

Arduán, preguntado por si tras elevar el recurso al TSJA cabe la posibilidad de que éste varíe sustancialmente el veredicto del jurado, explicó a la prensa que "depende de si la motivación es suficiente o no, de si es lógica o no y de si es razonable o no; es decir, no cualquier motivación vale: habrá que entender si, desde un punto de vista racional o de sentido común, es lógico lo que se está diciendo. En ese sentido, si todo es correcto, no lo variará, pero si se observa que existen deficiencias en el discurso o en la apreciación que el jurado haya podido tener en relación a determinadas cuestiones fundamentales pues no cabe ninguna duda de que lo cambiará, como lo ha hecho en multitud de ocasiones".

La familia de María y Miguel Ángel, prosiguió, está "hundida". Esperaba un "veredicto de culpabilidad y al recibir la noticia de todo lo contrario no han podido resistirlo". Aumenta el dolor, afirmó Arduán, "con la incertidumbre y la incomprensión de cómo, después de visto y oído todo lo que hemos apreciado durante estos 30 días, alguien medianamente razonable puede llegar a la conclusión de que, o bien no haya pruebas suficientes o bien que no sea el autor el acusado".

Por último, hizo un llamamiento para que "todos recapaciten, que respeten el dolor de los que siguen siendo víctimas, quizá hoy un poquito más que otros días, y cesen en esos comportamientos que lo único que hacen es dividir a los vecinos y, por supuesto, sembrar y acrecentar el dolor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios