El Supremo ratifica la condena a un guardia por falsear multas que imponía a su expareja

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia emitida por la Audiencia Provincial onubense que condena a cuatro años y diez meses de cárcel a un agente del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Huelva por interponer distintas denuncias falsas contra su expareja, y madre de su hija, y su círculo familiar.

Las mismas están fechadas entre febrero y abril de 2013 y en ellas no aparece su nombre en los correspondientes boletines de denuncia que, sin embargo, firmó en lugar de los compañeros que figuraban en ellos como denunciantes o testigos. Todo ello con ánimo de venganza y poder perjudicarla.

Según reza en la sentencia del Alto Tribunal, el mismo no ha admitido el recurso de casación interpuesto por el agente y lo condena por un delito continuado de falsedad documental a la pena de cárcel y al pago de una multa superior a 3.600 euros, a razón de seis euros diarios durante 20 meses.

A su vez, le impone la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante cinco años en su condición de funcionario perteneciente al cuerpo de la Guardia Civil, con privación definitiva de este empleo e incapacidad para obtener este u otros análogos durante el tiempo de la condena.

Del mismo modo, lo condena al pago de costas procesales y a la indemnización de 200 euros a su expareja y de 100 al hermano de esta. El Supremo considera aprobado que el agente condenado había tenía mala relación con su expareja, motivo por el que este, con ánimo de venganza y para causarle perjuicio a ella y a su entorno, se sirvió de su trabajo como funcionario público para poner en marcha distintas denuncias en su contra y su círculo familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios