Y el Rocío se hizo mujer

  • Las amas de casa de Andalucía Occidental celebraron en la jornada de ayer su tradicional convivencia rociera

Comentarios 4

Desde las nueve de la mañana de ayer jueves, la calle Pablo Rada se tiñó de colorido, gracias a los trajes de volantes y faralaes que deambulaban por ella. Con palmas y cantes, y ataviadas con todo lujo de detalle romero, numerosas amas de casa iban subiendo a los diferentes autocares, contagiando su alegría a los viandantes que las observaban con cierto recelo. De amazonas, con trajes de lunares, estampados... estas 'peregrinas' se disponían a vivir unas de las jornadas más esperadas de su calendario anual de actividades.

Jornada en la que las amas de casa de Andalucía Occidental, Extremadura, Ceuta y Melilla realizaron su tradicional peregrinación a la aldea almonteña. Más de dos mil mujeres acudieron a esta ineludible cita que cumplió en esta ocasión su XXIV aniversario.

De la capital onubense partieron, por unta parte, tres autocares con las socias de la Asociación Amas de Casa, Consumidores y Usuarios Virgen de la Cinta, y, por otro lado, otros tres, con las amas de casa de las asociaciones Virgen de la Alegría y Las Molineras.

"Una vez acabada las Navidades ya comenzamos a organizar esta peregrinación, en coordinación con las demás asociaciones de la provincia y de la región", explica Dolores Hidalgo Moreno, presidenta de las amas de casa 'Virgen de la Cinta', para quien esta jornada cuenta con un plus añadido. "Muchas de estas mujeres no van a la romería, por lo que es una oportunidad única para conocer la aldea y para vivir un día festivo alrededor de la Blanca Paloma".

Y junto a la Virgen del Rocío se inició esta peregrinación.

Nada más llegar participan en la celebración de una de las dos homilías, que tiene que pronunciar el párroco del Santuario. "Este encuentro acudían, desde que lo fundará la asociación de Cádiz hace 29 años, todas las asociaciones de amas de casa de Andalucía: sin embargo, en los últimos años era tal la cantidad de personas que participaban en él que decidimos realizar la peregrinación en dos jornadas en una participaría Andalucía Oriental y en otra la Occidental", aclaraba Hidalgo, a la vez que recordaba el momento más entrañable de la jornada: "la ofrenda floral a la Reina de las Marismas y la ofrenda de alimentos a la Hermandad Matriz, para que se reparta con fines sociales por el municipio almonteño".

Tal es la expectación levantada en estos años por estas mujeres que, según la presidenta de la asociación capitalina, en la aldea se espera "como agua de mayo" a las amas de casa. Tras la eucaristía, finalizada con la típica sal- ve rociera, la peregrinación se convierte en un encuentro de convivencia entre estas mujeres.

"Las amas de casa de Huelva nos reunimos en un restaurante de Almonte para almorzar. Este encuentro toca su fin con una ambientada merienda frente al mar de la playa de Matalascañas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios