El Rocío alcanzará este agosto el 90% de ocupación

  • La riqueza ornitológica del enclave y el paisaje constituyen los principales atractivos

  • El incendio que afectó al Espacio Natural Doñana no ha tenido ninguna repercusión en las reservas

El Rocío alcanzará este agosto el 90% de ocupación El Rocío alcanzará este agosto el 90% de ocupación

El Rocío alcanzará este agosto el 90% de ocupación

El Rocío es el primer destino de turismo religioso de Andalucía. El fervor que suscita la Reina de las Marismas se mantiene incandescente durante todo el año más allá de la Romería de Pentecostés, que cada año renueva su vitola de acontecimiento mariano más importante en España.

Pero el atractivo de la aldea va mucho allá del componente espiritual. Aunque la ermita y la iconográfica imagen mariana sean cita obligada y epicentro turístico, el hecho de lindar junto al pulmón de Europa hace que quienes desembarcan en Doñana tengan una cita ineludible con este rincón único en el mundo. Su riqueza ornitológica; el singular entramado urbano, en el que destaca su homogeneidad arquitectónica; las calles desprovistas de asfalto y la circulación constante de caballos, en la que muchos perciben reminiscencias del Oeste americano; conforman algunos de los detalles que cada año seducen a quienes se acercan hasta Almonte.

El sector hotelero resiste la competencia "desleal" de los apartamentos turísticos

Todos estos activos hacen que la previsiones de cara al mes de agosto apunten a que se logre rozar el cien por cien de ocupación. Así lo confirma Miguel Ríos, recepcionista del Hotel Palacio de Doñana, quien confía en colgar el cartel de completo tras un mes de julio "flojo". Un dato que no achaca al fuego que afectó al Espacio Natural. "La llamas quedaron lejos", por lo que no ha tenido repercusión alguna en las reservas.

El perfil tipo que frecuenta el establecimiento hotelero proviene de toda la zona norte de España, principalmente "de Madrid hacia arriba", que en muchos casos no pueden vivir en directo la romería de Pentecostés por cuestiones laborales o familiares, pero que opta en sus vacaciones por conocer en profundidad este territorio onubense.

Así lo confirma el gerente del Hotel Pequeño Rocío, Alfonso Espina, que prevé un 90% de ocupación, cifra que mejoran ostensiblemente las del pasado ejercicio y cuyo resultado es directamente proporcional a "la mejora de la economía" que se percibe no sólo en los negocios turísticos, sino "en la calle en general".

En cuanto al tipo de clientela, Espina detalla que son generalmente ciudadanos españoles que vienen "en familia, suelen contratar excursiones a Doñana y se desplazan asiduamente a disfrutar de la costa almonteña".

Iván Guzmán, recepcionista del Hotel Restaurante Toruño, confirma el buen estado de las cifras de ocupación, que ya en el mes de julio se cerraron "en torno al 70%". Se trata de una dato muy significativo teniendo en consideración que el turismo en la aldea se encuentra "muy desestacionalizado", lo que contribuye a escalonar la ocupación durante todo el año. Guzmán resalta que, evidentemente, el momento cumbre se vive durante Pentecostés, cuando tiene lugar la romería más importante del mundo y la segunda más antigua de Europa, si bien luego este atractivo no decae en ningún mes, dado que Doñana se transforma en cada estación del año y El Rocío suele ser uno de los escenarios preferidos para pernoctar.

El otro gran reclamo es el turismo ornitológico. Eddy Plasquy, doctor en Antropología por la Universidad de Lovaina y experto sobre la romería, destaca su potencial. "En el mundo plumado mucha gente me contacta" para que les informe sobre los mejores emplazamientos y lugares para el avistamiento de aves. La riqueza de este rincón onubense no tiene parangón en el mundo, al ser un escenario en el que conviven cerca de 300 especies de aves.

Su compatriota y escritor belga, Stefaan Brijs, ha publicado este año un libro en el que aborda su estancia en Andalucía y dedica un apartado especial a retratar este universo que pueden encontrarse en Doñana. Es sólo un ejemplo más de la repercusión que esta riqueza biológica encuentra fuera de nuestras fronteras. Todo ello a pesar de que, desgraciadamente, este dato suele pasar más desapercibido para quienes viven en la provincia de Huelva.

Plasquy también detalla que existen otros elementos muy atractivos que van más allá de la devoción mariana. Es el hecho de que la fisonomía arquitectónica y urbana recuerde a "un pueblo del Far West, que resulta muy atractivo; si bien, al mismo tiempo, es algo muy superficial", al carecer del peso como atracción turística que tiene la Virgen del Rocío, lo que lo convierte más en una singularidad que despierta mucha sorpresa.

El Rocío es singular en todos y cada uno de los sentidos. No es aventurado afirmar que un 20% de las casas que integran el complejo urbano de la aldea son susceptibles de ser alquiladas, al menos en alguna fecha del año. Lo que en otro lugar se convertiría en poco menos que un calvario para el sector turístico, en este caso se da la paradoja de que es más barato hospedarse un fin de semana en cualquiera de los hoteles diseminados por la aldea que hacer lo propio en una de estas viviendas. Las enormes dimensiones de estos inmuebles hace que el alquiler sólo sea rentable si se viene acompañado de una gran reunión de amigos o familiares. En caso contrario el alojarse en un hotel es la opción más idónea, tanto si atendemos a razones económicas como de prestación de servicio. Así lo entienden quienes visitan El Rocío acompañado de sus parejas o hijos. Además, la mayor parte de estos complejos turísticos tienen una fisonomía que evoca las casas hermandad y los servicios propios de un tres y cuatro estrellas, lo que hace decantar la balanza para el cliente a favor del hotel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios