El 'Peix Mar Treinta' se hunde tras colisionar con otro buque en Senegal

  • La tripulación resultó ilesa y fue rescatada y trasladada por otros barcos a Dakar, desde dónde había partido · Las embarcaciones se dirigían hacia Mauritania, donde iban a faenar tras la parada biológica

El buque arrastrero Peix Mar Treinta, con base en Huelva, se hundió ayer en aguas de Senegal tras ser alcanzado por el pesquero Río Huelva I, sin que se registraran víctimas. El choque se produjo antes de las 8:00, a unas treinta millas de Dakar en la zona de asistencia y rescate perteneciente a Senegal, según informó Salvamento Marítimo.

Los dos barcos se dirigían desde las aguas senegalesas al caladero de Mauritania, donde iban a comenzar a faenar después de la parada biológica. El arrastrero alcanzado se dedicaba a la captura de marisco y el otro a la pesca de cefalópodos.

Los dieciséis tripulantes del pesquero hundido fueron rescatado por el propio Río Huelva I, un buque con bandera onubense pero con base en el puerto gallego de Marín, y por otros barcos que navegaban por la zona, propiedad del mismo armador del buque siniestrado, José Martí Peix.

De los dieciséis marineros rescatados, la mayoría de ellos fueron conducidos a tierra por el Peix Mar 31 y el resto por la embarcación que embistió al pesquero hundido.

Fuentes de Anamar han confirmado a este periódico que el barco de Huelva tenían todas las luces encendidas en el momento de la colisión y que a consecuencia del impacto se abrió una vía de agua en el centro de la embarcación que, una vez escorada, se fue al fondo.

Además, indicaron que aunque inmediatamente se establecieron todas las medidas para minimizar el golpe en la zona de la bodega de la embarcación, evitar la entrada de agua y evacuar la que entraba gracias a las bombas, nada se pudo hacer para que se fuera a pique.

Tras el impacto, el barco siniestrado puso rumbo hacia Dakar pero al cabo de media hora de la travesía el agua impidió que el motor siguiera funcionando por lo que al cabo de un tiempo se produjo el hundimiento del mismo.

El director gerente de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Congeladores de Pesca de Marisco (Anamar), José Suero, manifestó que se desconocen las causas por las que se produjo la embestida.

Según la agencia Efe, la estación espacial de Maspalomas detectó pasadas las 6 de la madrugada (hora local) una señal de emergencia vía satélite procedente de la radiobaliza del pesquero onubense, tras lo cual alertó de la posición de la embarcación al Centro Nacional de Salvamento Marítimo y al Servicio Aéreo de Rescate de Canarias.

Salvamento Marítimo recibió la alerta tras el suceso y se mantuvo en contacto con el armador José Martí Peix, quien comunicó que la tripulación se encontraba a salvo y que había sido rescatada por otros buques.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, informó ayer en el Congreso de los Diputados del incidente y valoró que "afortunadamnente" no se hubiera producido víctimas. El grupo popular en el Congreso también expresó su satisfacción por el hecho de todos los marineros del Peix Mar Treinta estuvieran a salvo e ilesos.

El barco onubense hundido tenía poco más de tres años de antigüedad y faenaba habitualmente en aguas de Mauritania y Guinea Bissau, al igual que la otra embarcación implicada en el siniestro, propiedad del armador Manuel Rivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios