cofradías

Pasión cumple hoy cien años

  • La hermandad celebra a las 20:30 una solemne función en la parroquia de San Pedro

  • El culto de sus devotas es el que hace surgir la corporación nazarena

Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Nuestro Padre Jesús de la Pasión.

Nuestro Padre Jesús de la Pasión. / alberto domínguez

Cien años. Muchas cosas ocurren en ese tiempo, es la vida de diversas generaciones, y lleva aparejados numerosos acontecimientos, en este caso de tantos devotos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Hoy se celebra aquel día en el que un grupo de feligreses de la mayor de San Pedro, deciden convertir esa devoción en una hermandad. Ese es el aniversario que celebra hoy la hermandad del Martes Santo, con una solemne eucaristía a las 20:30 en su parroquia.

El 7 de abril de 1918 es una fecha que invita a una mirada. Es la de la fundación de la Hermandad de Pasión que ahora celebra su centenario. Una oportunidad para remontarse a aquella Huelva de las primeras décadas del siglo XX.

Destaca en esta fundación la presencia de la mujer, que son en el fondo las verdaderas alentadoras con su fe, cercanía y visitas diarias al Señor las que fomentan su culto y las que como vecinas del barrio de San Sebastián lo extenderán por todas sus casas. Lo recordaba el periodista y hermano de la cofradía Domingo Gómez Flery en la revista Mater Dolorosa de 1948, cuando aludía a aquel 1918 cuando "Pepe Hernández llegó una tarde con la pretensión -porque así se lo insinuara la camarista de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, de la parroquia de San Pedro- de organizar una cofradía, cuyo titular fuera aquel Nazareno, de tan imponente rostro por su expresión dolorosa". Les alentó a todos y "la iniciativa prendió rápidamente entre nosotros" y lo que no fue menos importante que se fueron con la idea ya bien cuajada al párroco, Manuel Sánchez Santiago, "que la acogió plácida y benévolamente hasta el extremo de hacerla suya con todas sus consecuencias".

El Señor de Pasión es una imagen que siempre despertó la devoción de los feligreses de San Pedro, tanto es así que en 1906 se bendijo una nueva capilla, celebrándose a partir de entonces un solemne quinario, como así lo reflejaba la Guía de Huelva y su provincia de aquella época. Es esa devoción la que le confluirá en una hermandad que tendrá como titular al Jesús Nazareno que estaba al culto en el Sagrario desde hacía siglos, como relatan numerosas disposiciones testamentarias que avalan la cercanía hacia esta sagrada imagen.

Después se irán sucediendo fechas y momentos importantes como es la junta general del 21 de abril de 1918, a la que acuden un crecido número de jóvenes, que van a resultar fundamental en ese empuje necesario para hacer realidad la hermandad.

El 19 de mayo de 1918 ya estaban puestos los primeros sillares de esta gran casa que es la Hermandad de Pasión, una jornada en la que se celebra en San Pedro "una misa de comunión general, dedicada en acción de gracias por la nueva Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, erigida recientemente en dicho templo".

La primera salida tendrá lugar el Martes Santo 15 de abril de 1919, para lo que fue necesaria la restauración de la imagen del Señor, "que fue aplaudida, porque dejó la cara libre de retoques, a fin de que no perdiera nada de su artística belleza". Aquel Martes Santo será la Guardia montada la que abrirá el camino a la cruz de guía pasionista y a la Centuria Romana de Huelva que era el acompañamiento musical de la misma y, como era habitual en la época de intercambio de representaciones en los cortejos, a este acudieron nazarenos de la Hermandad de San Francisco.

Poner la cofradía en la calle no fue fácil y hubo mucho trabajo que hacer, tanto que fueron elogiados "por su meritorio y entusiasta esfuerzo y comportamiento". No faltó tampoco imaginación en la confección del paso en la que trabajaron muchas personas y es que llevó hasta decorado del antiguo café Nuevo Mundo y parte del antiguo paso de la Virgen de los Dolores de los Judíos.

A los pocos años se estrenará un gran paso, realizado por el artista Antonio Peguero y el dorado de la Casa Falcet. Salió en el año 1922 cuando todo el esfuerzo realizado obtiene la máxima recompensa, que es la erección canónica de la cofradía que se aprueba el 10 de agosto de 1922 por el cardenal arzobispo hispalense, cuando ya incluso tenían el título de real otorgado en diciembre de 1921. Unos estatutos que recogen el deseo de la presencia de la Virgen, que tomará el nombre de Refugio a partir de 1941. Una advocación especialmente vinculada al barrio de San Sebastián, al que tan unido estuvo siempre la hermandad y muy especialmente a partir de 1929, cuando a la salida recorrerá las calles del Doctor Letamendi, Garcí-Díaz y Almirante Garrocho a General Bernal (Jesús de la Pasión, Pablo Rada, Madre Ana y La Fuente). Una cofradía que permanece vinculada al barrio, dando nombre el Señor a una calle y la Virgen a una plaza. Hoy es un buen día para recordarlo en estos cien cumpleaños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios