Nominada a los 'Oscar'

Quizás la primera impresión que recibe el espectador al inicio de esta película sea de sorpresa. En primer lugar por la actitud de la protagonista, esta quinceañera aguda, desenvuelta y dispuesta a echarse el mundo por montera imponiendo sus propias reglas. En el variado universo de los adolescentes que Hollywood ha retratado en sus películas, en su mayoría profundamente estereotipados, la personalidad de Juno, que lleva el nombre de la diosa del matrimonio en la mitología romana, equivalente a la griega Hera, hija de Saturno y Ops, hermana y esposa de Júpiter y madre de Marte y Vulcano, es distinta y opuesta no sólo a los tipos convencionales que ella detesta sino a los más rebeldes que hayamos podido ver.

Esta película de Jason Reitman, que hace dos años sorprendió de manera notable a los participantes en el Festival de Sundance con 'Gracias por fumar' (2006), no estrenada en Huelva como tantas otras, nos presenta a Juno McGuff, adolescente de una zona suburbana de la Columbia Británica en Canadá, que está embarazada tras sus desangelados escarceos sexuales con su novio y mejor amigo. No quiere abortar pero tampoco quiere hacerse cargo de la criatura que espera. Sin más disquisiciones morales, Juno decide buscar a los padres que puedan adoptarla. Los encuentra pero durante los nueve meses de embarazo surgirán diversos problemas de todo tipo.

El mayor atractivo de la película, a mi modo de ver, está sobre todo en la novedad del personaje que rompe, como decía, los estereotipos, y a través de un guión muy eficaz permite lucir toda la personalidad irreverente de la protagonista, a la vez que nos brinda una perspectiva distinta al problema de los embarazos no deseados y el aborto, cuya sombra se cierne sobre el relato, desde una posición más positiva y sin el victimismo que unos y otros manifiestan siempre. Al mismo tiempo presenta al espectador la siempre interesante historia sin ningún tipo de estridencias marginales de carácter agridulce, una suerte de comedia dramática, lejos de convencionalismos argumentales a los que tan habituada es la industria cinematográfica norteamericana.

Así las cosas se destaca una producción de escaso coste, de las calificadas 'Indie', es decir las consideradas como cine independiente, que en esta ocasión se debe más a su origen, a su temática, a su carácter, que por su verdadera factura, propia de una división de cine independiente de uno de los grandes estudios de Hollywood. Los planteamientos del film obedecen entonces a una mirada realista sobre el mundo de los adolescentes tanto en el oportuno retrato de los personajes como en la frescura y naturalidad de muchas de las situaciones que jalonan la puesta en escena, donde no falta un clima de incertidumbre, de inmadurez, de inseguridad, de mujeres que se aferran a su vocación maternal y de hombres que por su inmadurez eluden sus responsabilidades.

En todo lo más valioso de esta película figura en primer plano esta protagonista, Ellen Page, pretenciosa a veces, resabiada e impertinente, pero justamente interpretada, merecedora de la nominación a los 'Oscar', junto a otras tres candidaturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios