El bar de Las Monjas cuenta con todas las autorizaciones de Urbanismo

  • Informes del Ayuntamiento dan cuenta de que, con la oposición (PSOE e IU) en contra, la Gerencia dio luz verde al reformado del proyecto del kiosco-bar

Comentarios 2

Desde el Colegio Oficial de Arquitectos (barajando incluso llevar el asunto a los tribunales), se viene cuestionando el procedimiento seguido en la construcción del bar-cafetería de la Plaza de Las Monjas, en el que el colectivo ha detectado presuntas irregularidades, como el inicio de las obras sin licencia o la construcción del doble de superficie de lo que estipulaba el pliego de condiciones que se sacó a concurso público. El caso es que, como defendió en su día la empresa adjudicataria de las obras y explotación del bar, todos los cambios se han ejecutado con el visto bueno del Ayuntamiento, sin que los informes internos de Disciplina urbanística hayan encontrado objeciones jurídicas en la modificación del proyecto original.

La documentación a la que ha tenido acceso este periódico confirma que, hace un mes, la Gerencia Municipal de Urbanismo otorgó a la empresa adjudicataria Faludain SL licencia de obras para el "Reformado del kiosco bar-cafetería en la Plaza de Las Monjas", cambiando el proyecto inicial que firmó el arquitecto municipal Francisco Vallejo por el que luego adaptó Carlos Hermoso. Este visto bueno del equipo de Gobierno del PP se hizo en base a informes favorables, con el único requerimiento de que se presentara una calificación ambiental del proyecto, se cumplieran estrictamente las condiciones técnicas del nuevo expediente y se pagaran las tasas e impuestos correspondientes. Los grupos de la oposición, PSOE e IU, votaron en contra de este reformado.

Lo que ha ocurrido es algo similar al caso del nuevo mercado de Pescadería: con el desarrollo del proyecto han surgido necesidades de adaptación, con lo que la oposición municipal entendió que, al no respetarse el pliego que se sacó a concurso, era necesaria una nueva convocatoria pública para que todas las empresas pudieran competir en igualdad de condiciones. En el caso del mercado de abastos cambiaron las tornas porque el parking subterráneo (con el perfil geotécnico de Pescadería) encarecía enormemente un proyecto que finalmente se resolvió sobre rasante. En el supuesto del bar de la Plaza de Las Monjas, según explicó a este periódico el representante de la empresa Faludain SL, las necesidades del servicio de hostelería requerían una superfie superior a los 100 metros cuadrados previstos inicialmente. Se barajaron varias opciones para resolver el problema de la distribución interior, hasta que se optó por solicitar permiso para hacer una planta subterránea, aprovechando la excavación para la cimentación. Luego se planteó la necesidad de dar más luz al perímetro del edificio, con ventanales más amplios. Asimismo se estimó conveniente abrir un acceso al pabellón, que asomara a la Plaza de Las Monjas, para que el bar no le diera la espalda al tener la entrada principal en la calle espronceda.

Así, en la planta sótano -a la que se accederá por escaleras y por ascensor- se ubicarán dos almacenes, el cuadro eléctrico y los aseos; de modo que en la planta en superficie se situarán la barra, la cocina y un salón con capacidad para 12 mesas (con el proyecto original sólo cabian 5), a las que se añadirán las 24 que se dispondrán en la zona peatonal de la calle Espronceda y las cinco que se pondrán en la zona trasera, cuando se elimine el parterre, manteniéndose los ficus.

La concesión administrativa del bar con veladores -que se adjudicó el año pasado a través de un concurso público al que se presentaron cinco empresas- tiene una vigencia de veinte años. En virtud de este contrato, la empresa onubense Faludain SL (que tiene también la cafetería del nuevo tanatorio y el hospital Juan Ramón Jiménez) ha asumido la construcción, conservación y explotación de este negocio de hostelería, durante dos décadas en las que tendrá que pagar anualmente al Ayuntamiento un canon de 25.000 euros.

La última previsión apuntaba a que las obras del bar concluyeran para este mes de marzo, con vistas a su pronta apertura. El establecimiento estará en servicio los 365 días del año y, según se estaba barajando, puede que durante las 24 horas del día, ya que esta empresa, que cuenta con una plantilla de 50 trabajadores, está habituada a la organización por turnos con los servicios de cafetería del tanatorio y el hospital. Sería, entonces, el único negocio de restauración en plena zona Centro de la capital, con un de servicio 24 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios