Moguer y Palos cifran los daños del temporal en Mazagón en dos millones

  • Los alcaldes reclaman una actuación a largo plazo para solucionar los problemas estructurales

El temporal llegó casi a las puertas de los chalés de Bonares. El temporal llegó casi a las puertas de los chalés de Bonares.

El temporal llegó casi a las puertas de los chalés de Bonares. / Jordi Landero

Los alcaldes de Moguer, Gustavo Cuéllar (PSOE), y de Palos de la Frontera, Carmelo Romero (PP), han valorado en unos dos millones de euros los daños ocasionados por los recientes temporales en el núcleo costero de Mazagón, ubicado en el término municipal de ambos municipios, y ambos mandatarios esperan "la máxima colaboración posible" tanto del Gobierno central como de la Junta de Andalucía.

Durante una reunión de la Junta de la Mancomunidad de Mazagón que integran los dos ayuntamientos, Cuéllar y Romero han puesto sobre la mesa los informes de daños en infraestructuras y servicios a la playa elaborados tanto por los propios técnicos municipales como por los responsables de Aqualia, la empresa responsable de la gestión del ciclo integral del agua en Mazagón, así como la enorme pérdida de arena que ha provocado prácticamente la desaparición de la playa en muchos tramos del litoral.

Los daños más importantes se han registrado en los sistemas de saneamiento y depuración en la zona de los chalés de Bonares y en el propio emisario submarino ubicado en la bajada de la Estrella, que se han presupuestado en torno a los 1,2 millones de euros, ha informado el Consistorio de Moguer en una nota.

La rotura del emisario en varios tramos tanto en la zona sumergida como en primera línea de playa, los desperfectos en el sistema que da servicio a los propios chalés de Bonares con rotura de varios colectores y la enorme pérdida de arena que ha dejado al descubierto la escollera de protección, requieren de "una actuación urgente que permita restablecer cuanto antes el sistema de saneamiento dañado".

Para ello sería necesario, según los técnicos, una primera inversión de unos 200.000 euros, que habría que complementar posteriormente con el refuerzo de las escolleras y la renovación íntegra del emisario submarino que ya presentaba desperfectos desde hacía años y que ahora se encuentra en un pésimo estado, "eliminándose el actual sifón que tanto afea la imagen de la playa y que resulta ya del todo ineficaz".

Ambos alcaldes han insistido en que los temporales como los sufridos "eran antes excepcionales y desde hace unos años se producen de manera periódica", por lo que ven "necesario plantear soluciones a largo plazo que permitan minimizar en el futuro el impacto de estos fenómenos costeros".

En este sentido tanto Cuéllar como Romero han apuntado como posible solución "la construcción de espigones perpendiculares a la costa que eviten que cada invierno vivamos con la incertidumbre de perder nuestra playa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios