Miriadas comienza su rastrillo solidario

  • La recaudación se destinará al fondo de emergencia , para ayudar a las víctimas de malos tratos

La asociación Miriadas, referente actual en cuanto a la lucha contra la violencia de género en Huelva, ha organizado, en colaboración con el módulo de formación de la cárcel onubense, un rastrillo benéfico, que comenzará hoy a las diez de la mañana y se prolongará de forma continuada todos los martes y jueves hasta el fin de existencias.

El rastrillo está convocado para todas aquellas personas que concienciadas con la lacra social del maltrato, quieran aportar su grano de arena y se destinará al fondo de emergencia de la asociación, destinado a las necesidades más básicas de las mujeres afectadas por esta problemática.

Así, las víctimas de malos tratos de Huelva podrán obtener el respaldo moral, ético, psicológico y social, que precisan.

Pero además, y muy especialmente este año, la iniciativa también pretende solidarizarse con el resto de la ciudadanía, que se ve incapaz, debido a la crisis, de seguir adelante, con todo tipo de trabas económicas en su día a día.

La galería de artículos es muy interesante y variada, con una gran gama de útiles a precios muy asequibles, que pueden ser del agrado de una gran cantidad de personas.

Así, las personas que se pasen por la sede de Miriadas, en la calle Valparaíso sin número de la barriada de la Orden de la capital onubense, podrán encontrar una estupenda oferta de productos, como objetos de madera, mimbre o hierro forjado, bolsos de cuero y otros utensilios, hechos en su mayoría a mano, con el esfuerzo, la dedicación y la calidad que ello representa.

Además, este año se ha expuesto una selección de joyas de bisutería e incluso, una muestra de tres trajes de gitana cosidos a mano por el módulo masculino de la prisión provincial, todo un ejemplo de igualdad.

La cárcel de Huelva se puso en contacto con Miriadas hace unos meses para dar salida a una partida de trajes de gitana, hechos a mano por los reclusos, que en la mayoría de los casos era la primera vez que se enfrentaban a una tarea de costura. En abril se vendieron casi todos los trajes en un desfile, a excepción de tres de ellos, que se expondrán estos días en el rastrillo.

Para la directora de la asociación solidaria, Manuela Noguera, se trata de un ejemplo a seguir, ya que supone la verdadera reinserción de los presos, que están realizando, de esa forma, una importante labor social.

Desde la Asociación se invita a todo el mundo a que vaya al rastrillo y que participe en la compra de alguno de los objetos, colaborando así en una lucha que aunque ellos abanderan, es de todos.

Noguera piensa que la educación es la única manera de acabar con este problema

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios