Mari Luz murió asfixiada antes de que su cuerpo fuera arrojado al agua

  • Según los resultados de la primera autopsia practicada al cadáver de la niña

Comentarios 12

La pequeña Mari Luz Cortés, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado flotando en el agua de la ría el pasado 7 de marzo tras 54 días desaparecida, murió por sofocación. Los datos de la primera de las autopsias practicadas al cadáver de la niña indican además que murió antes de ser arrojada al agua o abandonada en las inmediaciones de la ría del Tinto, según fuentes consultadas por este diario.

Precisamente ayer, cuando se conocían estos primeros datos, el Juzgado de Instrucción número 1, encargado de la investigación de la desaparición y muerte de la pequeña Mari Luz, mantuvo un encuentro con responsables de la Policía Nacional para poner en común la información que, hasta el momento, los investigadores tienen del caso, sobre cuyas actuaciones se mantiene el secreto sumarial.

Del encuentro (uno más de los que se están produciendo entre los investigadores y el juzgado) se tenía ayer constancia por boca del delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, que se limitó a concretar que esta comparencia tenía como finalidad entregar a la Policía los últimos informes que han llegado sobre las autopsias practicadas al cadáver de la pequeña, informes que -remarcó- "darán datos básicos" sobre el fallecimiento de la niña (fundamentalmente la data, las causas y las circunstancias de la muerte).

López Garzón incidió que, en estos momentos de la investigación, hay que esperar hasta que, finalmente y en función de los resultados de las pruebas y análisis practicados por los forenses, "tome más fuerza" alguna de las hipótesis que se están barajando.

El fallecimiento de la niña por asfixia deja fuera la hipótesis de que Mari Luz sufriera un accidente y consolida la del homicidio.

Mientras tanto, en los laboratorios del prestigioso forense Luis Frontela, contratado por los padres de la niña, se continúan realizando análisis y pruebas y aún quedan por delante varios días para que el informe esté concluido. "Quedan todavía puntadas que dar", aclaró.

En relación con la localización de la zona en la que los autores de la desaparición y muerte de Mari Luz arrojaron el cadáver, cobra fuerza la tesis de que la niña fue abandonada en las inmediaciones de la ría del Tinto, posibilidad que ya apuntó este diario. De hecho, desde el pasado martes, miembros de la Policía Científica y de Cuerpos especiales de la Policía Nacional (Unidad de Subsuelo y Unidad Canina) rastrean la zona, especialmente el Estero del Rincón.

Después de 54 días de búsqueda, llegó la fatal noticia de la localización sin vida de Mari Luz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios