Greenpeace ve positivo que la Junta coloque una cancela en Mendaña

  • Los ecologistas aseveran que realmente "no es la solución al problema"

El responsable de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, valoró positivamente que la Junta vaya a colocar una cancela para restringir el acceso a las Marismas de Mendaña, lugar donde se encuentra el Centro de Recuperación de Inertes (CRI-9), pero aseveró que "no es la solución al problema".

El representante ecologista subrayó que "la única solución adecuada, posible y real" para estos residuos procedentes del accidente de Acerinox sería su consideración como elementos radiactivos y su posterior traslado al cementerio nuclear de El Cabril (Córdoba). No obstante, Bravo opinó que este vallado "debería de haberse puesto hace ya un montón de tiempo", concretamente, según dijo, "desde que tuvo lugar el traslado de los residuos desde la Bahía de Algeciras". "Hay que restringir el acceso a la zona, pero la única solución adecuada es el traslado al cementerio nuclear de El Cabril", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios