Andando entre tapas con poleo

  • La Palma ha elaborado una ruta para guiar a aquellos que decidan disfrutar de su mejor gastronomíal turismo sabroso Esta ruta gastronómica engloba un itinerario integrado por más de veinte centros hosteleros de la localidad condal.

Un crisol de sabores para el paladar y una forma de yantar que cada día gana nuevos adeptos. El Tapeo se ha convertido en un modo más de disfrutar de los tesoros que encierra nuestra gastronomía de forma que, lo que antes constituía una de las mejores vías de escape para mantener a raya al hambre hasta la llegada del almuerzo o la cena, hoy día es todo un ritual instaurado en nuestra sociedad cuando esta desea darse un festín de variedad y sabor.

Además del inherente elemento cultural, el Ayuntamiento de La Palma de La Palma del Condado es sabedor de que el tapeo también es un elemento turístico de primer nivel, de ahí que, entre sus tesoros arquitectónicos y sus bodegas para consumir los selectos caldos que se alumbran en la tierra, la institución local haya elaborado una ruta con la que guiar los pasos de aquellos que decidan disfrutar de su mejor gastronomía.

La Ruta engloba un itinerario integrado por 20 centros hosteleros, desde Mesones y Restaurantes, pasando por Bares, Cafeterías y Tabernas. Todo ellos templos del yantar popular en los que degustar platos como Aliño de Merluza, Cazuela de Garbanzos, Huevo a la Piedra, Arroz a la Marinera, Rabo de Toro, Paella, Pinchitos Caseros de Solomillo, Pulpo a la Gallega, Estofado de la Casa, Riñón al Jerez, Asadura de Pollo, Cazón al Ajillo, Solomillos al whisky y a la Castellana, Espinacas con Garbanzo, Pisto Calamares a la Riojana.

Todas ellas tapas tradicionales cargadas de solera, realizadas según los cánones recogidos en esas recetas y postres caseros heredados y fieles a la sabiduría popular. No obstante, existe también en La Palma del Condado una corriente innovadora en busca y captura de los paladares más jóvenes, quienes a la hora de almorzar o cenar prefieren decantarse por los montaditos y pinchitos. 'Platos' que se prestan más a ser consumidos en un carácter informal y los cuales pueden ser engullidos sin el concurso de los cubiertos. A pesar de ello, los hosteleros destacan que en este campo también se ha innovado y hoy en día podemos disfrutar de sabores de 'autor' y de una amplia carta elaboradora, que deja a años luz al típico montadito de chorizo, jamón o queso.

Pero el mejor momento para realizar de cabo a rabo esta Ruta gastronómica es en las estaciones del año en los que la tierra brinda los productos con los que abandonarse al sabor de exquisiteces como los gurumelos, los caracoles o las habas con poleo. Precisamente, esta última es una de las recetas de mayor solera en el municipio, la cual tiene incluso su propio día en el calendario festivo de La Palma. Concretamente en el mes de abril hasta 3.000 platos se sirven a los ciudadanos y visitantes que tienen la suerte de acercarse hasta la Plaza del Corazón de Jesús y comer este ancestral producto culinario que conquista por igual a pequeños como a mayores. Sin embargo, los buenos catadores matizan que el verdadero encanto reside en probar estos platos en diferentes establecimientos para constatar los miles de matices que encierra el sabor de una receta, mientras te impregnas del ambiente del establecimiento, todo ello regado con una buena copa de vino que sirva de contrapunto. Sin duda, una receta que conquistará a los paladares más exigentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios