Amalia Domínguez, dedal de plata y manos de oro dedicadas los bordados

  • A ritmo de bastidor, aguja e hilos, esta vecina de Aracena trasmite a las jóvenes de la localidad esta tradicional labor artesana · Numerosas niñas cambian los juegos por el punto estas vacaciones

El verano de Aracena está repleto de actividades, donde el abanico estival ofrece una multitud de posibilidades. Algunas lúdicas, y otras, más laborales fruto de la necesidad, obligación o responsabilidad de los estudiantes.

Existe quienes prefieren el balón o la raqueta, la piscina o la playa, un camping o la montaña, el descanso y el divertimento asegurado. Por supuesto, también están los obligados a trabajar algo para pagarse el año de carrera o costearse algunos caprichos. Incluso los suspensos en junio que deben ser estudiados en verano y valorados en los exámenes de septiembre.

Además, hay una treintena de personas, la mayoría jóvenes y todas mujeres, que de lunes a jueves en horario de 11:00 a 13:00 peregrinan a diario hacia la casa de Amalia Domínguez, ubicada en la Plaza Alta.

Desde hace muchos años esta vecina de Aracena reúne durante los meses de julio y agosto en el zaguán de su casa a muchas niñas dispuestas a aprender distintas labores. Su afición por la aguja empezó a los doce años, y ahora la transmite a varias generaciones, puesto que tiene a niñas aprendiendo y también tuvo a sus madres en su momento, como por ejemplo ahora Elvira y antes a su madre. Incluso existen vínculos familiares, como Gertrudis y su sobrina Fátima, o las primas Raquel y Noelia.

Todas ellas van por distintos motivos. Desde las obligadas por su madre, las que desean ampliar su ajuar personal, hacerse algún capricho bonito y distintivo, hasta las que con esmero preparan algún regalo especial donde la dedicación sumada a un gran número de horas no tiene precio.

Las clases se hacen cortas. El buen ambiente reina en el zaguán de la casa antigua de los padres de Amalia. La maestra de costura no descansa en ningún momento. Su hija Cristina, también alumna, es a la vez ayudante de su madre como en hilvanar los trabajos en el bastidor a las más pequeñas. Sorprende ver niñas desde los seis años, como Concha, hasta mujeres ya mayores, Esperanza y Angelines, que no dejan de aprender y se adentran en las bromas de las menores para difuminar las calurosas mañanas de la Sierra con bastidor y aguja en mano.

Entre las delicias visibles cada mañana están mantelerías o tú y yo. Esto último consiste en coser dos piezas cuadradas de tela en forma de posavasos para las tazas del café de dos personas, de ahí su genuino nombre.

Amalia te enseña si es necesario el punto yugoslavo, pese a la inexistencia de este país con tal denominación, o el punto inglés. Aunque, el arte estrella entre las mujeres presentes en el taller sigue siendo el bordado.

Sin olvidarnos del viejo punto de cruz, desde imágenes al nombre de algún conocido, para ser enmarcados en cuadros residentes en lugares privilegiados de cada hogar. Con la posibilidad de realizarlo de cualquier fotografía, como el caso de imágenes sacras, el Cautivo de Fátima o la Amargura y Nuestro Padre Jesús de Noelia, donde algunas tiendas especializadas te sacan los parámetros de colores y cuadros exactos para hacer el punto de cruz a la perfección.

La vainica gana fuerza entre las muchachas, el bordado que se hace especialmente en los dobladillos tras sacar algunas hebras del tejido. Aunque la estrella sigue siendo, pese al paso del tiempo, el bordado, como reconoce Amalia y atestiguan todas con risas complacientes.

En su vida diaria, Amalia, además del trabajo de ama de casa se dedica a las labores por las numerosas peticiones de las vecinas de Aracena, y dentro de las festividades como la Cabalgata de Reyes Magos, Semana Santa y Romerías.

Los veranos continuarán viendo pasar a muchas niñas y a la larga a varias generaciones por las manos de Amalia Domínguez. Ahora el pueblo conocerá y rendirá homenaje a un trabajo silencioso, y hasta cierto punto desconocido, con una exposición que recogerá parte de los trabajos realizados a lo largo de tantos años durante el próximo 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios