Carla Bruni señala en su página web que no ha autorizado unas fotos de su hija sin pixelar

La primera dama de Francia llevaba mucho tiempo alejada de la vida pública. Y, aunque ya no llama la atención por su vestuario, ni por sus apariciones junto a su marido, sigue haciendo gala de un carácter firme y no quiere que ese lugar protagonista que ella ha dejado vacante lo ocupe Giulia, su hija.

Carla Bruni colgó ayer un comunicado en su página web quejándose por el hecho de que algunos medios hayan distribuido la fotografía de su hija, de cinco meses de edad, sin pixelar. "En nombre de la libertad de prensa, siempre he aceptado sin quejarme la publicación de fotografías robadas o de información, incluso erróneas sobre mi vida privada, pero no puedo aceptar y nunca aceptaré que se pisotee el derecho de mis hijos a vivir libres y en el anonimato, sea periodo electoral o no", ha escrito en su página personal.

Los medios que han publicado unas imágenes de la esposa de Nicolas Sarkozy paseando con su hija pequeña en brazos son, en concreto, una web belga y posteriormente la revista Paris Match. Esto ha hecho enfurecer a Carla, quien ya cuando dio a luz a Giulia dejó claro que no quería exponerla bajo ningún concepto a la prensa ni a los paparazzi. Incluso salió del hospital, después del parto, cubriendo a su pequeña para que no apareciese su cara en las fotos.

En dicho comunicado, la exmodelo y cantante avisa que las imágenes que se han publicado de su hija con su rostro sin difuminar se han hecho "sin ningún consentimiento de mi parte", señala. En su momento dijo que si se infringía el derecho a la intimidad de su bebé, respondería legalmente. ¿Emprenderá la primera dama francesa acciones por esta intromisión?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios