Los socialistas vascos no se creen el arrepentimiento de los 'abertzales'

  • El PSE rinde homenaje al concejal Isaías Carrasco, asesinado hace cuatro años, y exige al entorno etarra que hable claro y con sinceridad · Al acto acude un concejal de EA, integrado en Bildu

El dirigente del PSE-EE, Iñaki Arriola, señaló ayer que para poder creer en la "sinceridad" de la izquierda abertzale tiene que "empezar a llamar a las cosas por su nombre: al pan, pan, y al asesinato cobarde y ventajista, asesinato cobarde y ventajista, y no consecuencia dolorosa de una acción armada de ETA".

El secretario general de los socialistas guipuzcoanos realizó esta afirmación durante el homenaje que su partido tributó ayer al ex concejal del PSE-EE en Arrasate Isaías Carrasco, asesinado hace cuatro años por ETA cuando se dirigía a su trabajo.

El acto, el primer aniversario de este crimen que tiene lugar tras el anuncio del cese definitivo de la actividad armada de ETA, consistió en una ofrenda floral ante una fotografía de Isaías Carrasco situada en la calle en la que fue tiroteado y en él participaron numerosos ediles y dirigentes del PSE-EE, entre los que se encontraban el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, y el diputado en el Congreso Odón Elorza, además de los tres hijos, la viuda, la madre y la hermana del asesinado, así como el concejal de EA José Antonio Barriocanal, presente después de que este partido, integrante de Bildu, anunciara el sábado que una representación suya acudiría al acto.

Durante su intervención, Arriola aludió a la izquierda abertzale para recordar que quienes "ahora manifiestan su profundo pesar por las consecuencias dolorosas de la acción armada de ETA y lamentan que su posición política supusiera un sentimiento de humillación para las víctimas, hace sólo cuatro años se negaron a condenar el asesinato de Isaías Carrasco".

"Ahora dicen que manifiestan su pesar, pero durante demasiados años apoyaron o dieron su cobertura social a la actividades de ETA y eso no se nos olvida", insistió el dirigente socialista, antes de recordar que a Carrasco "lo mataron porque era un blanco fácil", y "no en un enfrentamiento armado sino a sangre fría, cobardemente y sin darle tiempo para tener la más mínima oportunidad de defensa".

En este punto, aludió, sin citarlas, a las declaraciones en las que el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano (Bildu), aseguró no haber sido invitado al acto y que no se iba a someter a "un examen continuo" respecto a su asistencia a estos eventos.

"El PSE-EE ha convocado este acto para recordar a Isaías y no hemos invitado ni dejado de invitar a nadie", manifestó Arriola, para apuntar a continuación que, en el homenaje, han estado quienes han "querido estar", porque no se ha pedido a nadie "que no venga".

Arriola se felicitó no obstante por el "aire nuevo" que respira el País Vasco, después de que "la firmeza de los demócratas" haya conseguido "acabar con el terrorismo de ETA" y "la paz y la libertad" se haya "abierto camino" en el país. Señaló, sin embargo, que el "futuro de convivencia solo se podrá construir desde la memoria, el recuerdo y el reconocimiento a las víctimas y al sufrimiento de sus familias".

Por su parte, Sandra Carrasco, hija de Isaías Carrasco, leyó unas palabras en las que manifestó que su familia no cree que el "arrepentimiento" de la izquierda abertzale sea "sincero". "No os creíamos antes y tampoco os creemos ahora. Y si así fuese es algo que para nosotros llega tarde, porque el dolor causado es demasiado profundo y las heridas siguen abiertas, y sólo el tiempo y otro tipo de actitudes más humanas y menos soberbias por parte del entorno de la izquierda abertzale conseguirán que ese dolor sea un poco más llevadero", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios