El PSOE no prevé más nucleares, pero respetará la vida útil de las actuales

El PSOE ratificará hoy su apuesta por las energías renovables, pero, ante la necesidad de utilizar diferentes fuentes para mantener el crecimiento económico, se comprometerá a respetar la vida útil de las actuales centrales nucleares, sin prever la promoción de nuevos parques. Los socialistas han consensuado su posición sobre las nucleares con una enmienda transaccional a la ponencia del 37 Congreso Federal del partido.

Según ha explicado en rueda de prensa Enrique Guerrero, ponente en la comisión sobre cambio climático, los delegados habían presentado enmiendas de signo contrapuesto y había desde partidarios de un mayor uso de la energía nuclear, hasta quienes proponían adelantar el cierre de las centrales nucleares que funcionan en España.

Finalmente, ha explicado, se ha aceptado por unanimidad una enmienda "equilibrada", porque no prevé la creación de nuevos parques nucleares; "responsable", porque reconoce las necesidades actuales y garantiza la vida útil de las centrales actuales; y "de rigor", porque el PSOE se compromete a "extremar con todo rigor" los controles de seguridad.

En la enmienda, los socialistas subrayan su apuesta "fundamental" por el desarrollo de las energías limpias y renovables y destacan que España cuenta con las condiciones naturales necesarias, con la tecnología más avanzada y con empresas líderes en el sector. Según el texto, sólo si se asume que esa es la opción estratégica del país se podrá realizar el esfuerzo necesario, y sólo si se desarrolla con intensidad ese esfuerzo se podrá ir prescindiendo paulatinamente de otras fuentes energéticas.

En este contexto, los socialistas reconocen que habrá "un periodo de transición" en el que, además de apostar por un uso cada vez más eficiente y austero de la energía, se utilizarán distintas fuentes energéticas. "Sin que preveamos la promoción de nuevos parques nucleares, respetaremos la vida útil de las actuales centrales, con el compromiso paralelo de extremar con todo rigor la garantía de seguridad desde la acción de gobierno y del organismo regulador correspondiente, así como su permanente actualización tecnológica", concluyen los socialistas.

Con este compromiso, la primera central nuclear que se cerraría en España sería la de Santa María de Garoña (Burgos), cuyo permiso de explotación provisional concluye el año que viene. Según ha explicado Guerrero, el PSOE ha reconocido que el desarrollo económico de España, el progreso y el bienestar material del país exigen consumir un volumen de energía que todavía no pueden proveer las renovables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios