El PSOE andaluz busca una mujer joven

Comentarios 1

EL PSOE andaluz aspira a mantener en la Ejecutiva que saldrá del XXXVII Congreso Federal el número tres del partido -la secretaría de Política Autonómica e Institucional que ocupara hasta su muerte el gaditano Alfonso Perales, sustituido por la sevillana Carmen Hermosín- a pesar de que Zapatero y Blanco han dibujado un perfil muy definido para el cargo que se lo pone más que difícil: debe ser mujer y joven.

Este perfil, de entrada, descarta a Hermosín, con demasiada experiencia y valía, y a la ex consejera de Obras Públicas, Concha Gutiérrez, que va a tener junto a José Antonio Griñán un gran protagonismo en las ponencias del congreso pero poco más. La ex presidenta del Parlamento andaluz, Mar Moreno, es la opción que más gusta a Rodríguez Zapatero, pero la jiennense no parece muy dispuesta a salir ahora del Gobierno andaluz.

Dado que el PSOE andaluz no acaba, por el momento, de poner sobre la mesa a una persona que dé ese perfil, desde el entorno del secretario de Organización, José Blanco, se ha lanzado el nombre de Soraya Rodríguez, actual secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Rural y candidata en las pasadas elecciones municipales a la alcaldía de Valladolid.

Otra andaluza que ha sonado para la nueva dirección es la diputada jerezana Mamen Sánchez, persona más de confianza de Zapatero, aunque todo apunta a que, dadas sus responsabilidades en la dirección del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados -es la número tres por detrás de José Antonio Alonso y Ramón Jáuregui-, podría ocupar sólo una vocalía.

Otra que ha sonado en estos días ha sido la actual alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, Irene García, aunque, en su caso, el protagonismo parece que pasa por la vicepresidencia del congreso. La tercera andaluza que puede ocupar un puesto en la Ejecutiva socialista es la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que se jugaría una plaza con la titular de Vivienda, Beatriz Corredor.

El ministro del Interior, el cunero gaditano Alfredo Pérez Rubalcaba, y la de Defensa, Carme Chacón, tienen el puesto asegurado.

Fuentes del PSOE andaluz restaron importancia a la filtración sobre la pérdida del número tres, e indicaron que el asunto se resolverá probablemente en una conversación que mantendrán Chaves y Zapatero.

Es de suponer que ambos dirigentes abordarán también el frustrado plan sucesorio previsto por el presidente de la Junta, que pasaba por entregar el partido a Luis Pizarro y el Gobierno andaluz, a Gaspar Zarrías. Zapatero y Blanco mantienen que dicha estrategia colocaría al propio Chaves en una interinidad que sólo beneficiaría al PP de Javier Arenas. Por ello, quieren que Chaves se mantengan como secretario general, aunque sea con Pizarro como vicesecretario ejecutivo y como candidato socialista a las elecciones autonómicas de 2012. Si las encuestas marcan un deterioro, Zapatero y Blanco serían partidarios de un relevo como el que se produjo en Extremadura, que supuso que el sucesor de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Guillermo Fernández Vara, obtuviera en 2007 más votos que su antecesor en 2003.

A todo esto hay que unir una nueva variable en el propio PSOE andaluz: las diferencias entre Pizarro y Zarrías hacen difícil un frente andaluz común e imbatible en zapatillas de deportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios