Imputados por colaborar con Al Qaeda los dos detenidos en Huelva

  • Los presuntos islamistas arrestados el martes quedan en libertad con la obligación de ir al juzgado cada 15 días

El juez Ismael Moreno dejó ayer en libertad a los tres presuntos islamistas, de nacionalidad argelina, detenidos el martes, dos en Huelva y uno en Azkoitia (Guipúzcoa) -hubo un cuarto arrestado en la provincia onubense que la Guardia Civil dejó libre-, aunque fijó para todos comparecencias quincenales al acusarles de colaboración con banda armada.

El juez, que está de guardia esta semana en la Audiencia Nacional, interrogó ayer a los tres detenidos, que presuntamente formaban parte del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC),una célula islamista dedicada a la financiación de Al Qaeda en el Magreb, según fuentes judiciales. Sus acciones se centraban en la falsificación de documentos y de ropa de marca.

Según el Ministerio del Interior, estaban al parecer vinculados con los objetivos de una operación llevada a cabo en el Reino Unido en 2001 contra una trama sospechosa de estar preparando o instigando actos terroristas. Entre el material intervenido en los registros de sus domicilios se encontraba diversa documentación bancaria y unos 6.000 euros en efectivo.

I.B., uno de los detenidos en dicha operación, se encuentra actualmente cumpliendo una condena de 11 años acusado de delitos de financiación terrorista; además, era el destinatario de los envíos de dinero realizados por los ahora detenidos.

El barrio onubense de Las Colonias de Huelva, donde reside el presunto islamista terrorista que fue detenido el pasado martes en la capital onubense, vivió "con normalidad" el día en el que éste prestó declaración en la Audiencia Nacional. En declaraciones a Europa Press, el presidente de la asociación de vecinos de la barriada de Las Colonias, Honorio Rodríguez, afirmó que ya "hay pocos comentarios, transcurre todo como antes".

Respecto a la puesta en libertad del presunto terrorista, Rodríguez afirmó que "a las pocas personas que lo conocen la noticia de su detención les sentó como un jarro de agua fría", señalando que "no se lo esperaban, porque parece un buen hombre amable y educado", a lo que añadió que "si no hay ninguna prueba en contra de él, es normal que lo pongan en libertad, la Justicia es la Justicia y pone a todo el mundo en su sitio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios