Ibarretxe insiste en negociar su plan y cree que el pacto "es posible"

  • Los socialistas vascos adelantan la posición de La Moncloa: "El País Vasco necesita colaborar con el resto de España"

No ceja en su empeño. El lehendakari Juan José Ibarretxe emplazó ayer a José Luis Rodríguez Zapatero a iniciar una negociación política sobre el conflicto vasco, un mensaje que ya le trasladó el pasado domingo cuando le llamó para felicitarle por los resultados electorales. El presidente del Gobierno le transmitió que la "agenda está abierta" y, tras indicar que están "condenados a entenderse", aseguró que cree "posible" un acuerdo. Las voces contra esa pretendida negociación no han dejado de sucederse, con especial protagonismo del PSE-EE, vencedor electoral en las tres circunscripciones vascas.

En una entrevista a Radio Euskadi, Ibarretxe advirtió que "si la mano tendida se rechaza" seguirá adelante y se consultará a la sociedad. "La respuesta de la sociedad vasca será clave para desbloquear de una vez y para siempre el problema que llevamos a cuestas desde hace tanto y tanto tiempo", agregó. Ibarretxe indicó que, si el Parlamento, dice "no" a dar la palabra a la sociedad vasca, lo acatará y convocará elecciones. Ibarretxe se mostró convencido de que 2008 es el año del "desbloqueo político, un año importante para la consecución de la paz, de acuerdos políticos, para convivir entre Euskadi y España, y un año para seguir gobernando".

El lehendakari trasladó el 10-M a Zapatero su disposición "abierta" al acuerdo y que su mano "va a estar absolutamente tendida" en los próximos meses y hasta junio, cuando se celebrará en el Parlamento vasco el pleno anunciado por Ibarretxe. "Yo creo que es perfectamente posible buscar un acuerdo para que, de manera amable, convivamos Euskadi y España en el siglo XXI y eso es exactamente lo que he formalizado oficialmente, públicamente, privadamente al presidente Zapatero, que será también el nuevo presidente español. Cuando uno va a negociar, tiene que ir con una mente abierta", señaló

La réplica a Ibarretxe se la dio el secretario general del los socialistas vizcaínos José Antonio Pastor, que le recordó que los resultados del 9-M -donde el PNV dejó de ser la fuerza más votada en Euskadi en favor del PSE-, evidencian el "divorcio absoluto" entre los ciudadanos y la "inoportuna" hoja de ruta de Ibarretxe que defiende el tripartito vasco. "Euskadi necesita normalidad, convivencia entre nosotros y colaboración efectiva con el resto de España, y para eso los socialistas vascos son la garantía de que así será", afirmó Pastor .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios