Hallan un nuevo zulo de ETA en Francia con abundante material explosivo

  • El escondite está situado en la localidad de Camplong y en él se han encontrado cinco bidones de 200 litros de explosivo. Horas después, las fuerzas de seguridad han encontrado un tercer zulo.

Comentarios 4

Las fuerzas de seguridad han encontrado otros dos zulos de ETA en el sur de Francia, en uno de los cuales los terroristas escondían abundante material explosivo, según han informado fuentes de la investigación.

De momento se desconoce la cantidad exacta de explosivos que la banda ocultaba en este nuevo escondite, aunque las mismas fuentes han apuntado que es muy elevada, ya que se han hallado cinco bidones con una capacidad cada uno de cerca de doscientos litros.

En el zulo, situado en la localidad de Camplong, en el departamento mediterráneo de Hérault (región de Languedoc-Rousillon), también había gran cantidad de componentes electrónicos, dos revólveres, dos cajas de mil cartuchos, un silenciador, 83 detonadores, 450 metros de cordón detonante, diez kilos de nitrato amónico, nitrato de sodio, alcohol y acetona.

Este importante hallazgo se ha producido en el marco del operativo que ayer permitió la detención de tres presuntos etarras -Alberto Machaín, Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola-, que eran actualmente los responsables de abastecer a los comandos de la banda de explosivos y armas.

Pocas horas después, las fuerzas de seguridad encontraron un tercer zulo de ETA en Francia, en esta ocasión en la zona de Burdeos. Según fuentes policiales, este segundo escondite "no es significativo" y en su interior "no había armas".

La operación permitió también el descubrimiento en Ferrières, en el departamento francés de los Altos Pirineos y a sólo 40 kilómetros de la frontera española, de un zulo con más de cien kilos de explosivos. En concreto, unos cien de nitrato amónico y doce litros de nitrometano, componentes que sirven para la fabricación de amonitol, un explosivo de gran potencia, que ETA lo ha empleado en varias ocasiones.

Las detenciones se practicaron en una vivienda de Villarembert, en la región de Saboya, en la que había 4 revólveres, 42 detonadores industriales y una veintena de fiambreras "preparadas para explotar", según señaló ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Las fiambreras eran de tamaño pequeño y tenían "montado" el circuito eléctrico, pero en su interior no había todavía ni explosivos ni detonadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios