El Gobierno avisa al PNV que "hay cosas que no puede pedir"

  • "Si nos hablan de un referéndum que no está en la Constitución saben que la respuesta va a ser no", apunta Rubalcaba.

Comentarios 2

El PSOE está decidió a pararle los pies al PNV en su afán por convertir su apoyo a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero en una moneda de cambio que conceda crédito a la hoja de ruta soberanista que abandera el lehendakari, Juan José Ibarretxe. "El PNV sabe que hay cosas que no nos puede pedir", advirtió hoy el ministro del Interior en funciones Alfredo Pérez Rubalcaba, que se refirió de forma expresa al referéndum que pretende celebrar el lehendakari el próximo 25 de octubre y aseguró que la respuesta es clara y bien conocida por los nacionalistas vascos: un rotundo y tajante "no".

Tras los discursos que el domingo ofrecieron con motivo de la celebración del Aberri Eguna el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, que exigió a Zapatero "un acuerdo singular" que suponga "un paso de gigante en el autogobierno", y el lehendakari, que insistió en el reconocimiento efectivo del "derecho a decidir" del pueblo vasco, Rubalcaba señaló que en el seno de la formación nacionalista parece que existen "voces distintas". 

"No es la primera vez que escuchamos dos voces distintas en el PNV", señaló Rubalcaba, para acto seguido puntualizar que sus años de experiencia le han enseñado que "en política que lo que importa es lo que se dice cara a cara". Y en ese cara a cara que a buen seguro socialistas y peneuvistas mantendrán en los próximos días la formación que lidera Urkullu, apuntó el titular de Interior, "sabe que hay cosas que no nos puede pedir. Por ejemplo, si nos hablan de un referéndum que no está en la Constitución".

En todo caso, Rubalcaba quiso dejar claro que, dentro de esos límites o líneas rojas que vienen marcadas por la Constitución, el PSOE acude a estas negociaciones "con ánimo de diálogo", aunque es consciente que "entenderse es cosa de dos". "No es la primera vez, en la pasada legislatura hemos tenido buenas relaciones con el PNV, ya las tuvo con el PP y con el PSOE. No es la primera vez que el PNV colabora a la gobernabilidad del Estado", recordó Rubalcaba que señaló que un acuerdo con el PNV "no sería noticia novedosa", aunque sí "una buena noticia para la estabilidad del Gobierno y la lucha antiterrorista".

Y el discurso de Rubalcaba sobre las posibilidades de pacto con el PNV y el doble discurso que ofrece la formación jeltzale es totalmente asumido por los socialistas vascos. El portavoz de la dirección y secretario de Organización del PSE, Rodolfo Ares, señaló que debe ser el propio PNV el que "tiene que ir aclarando sus posiciones" y decidir si apuesta por el Plan soberanista de Ibarretxe, que "lejos de ser una solución es un problema", o si busca "un gran acuerdo entre vascos" para "asentar nuestro autogobierno, la convivencia y trabajar juntos para derrotar definitivamente al terrorismo". 

Un acuerdo que, insistió también Ares, deberá tramitarse "respetando las reglas del juego y en el marco de la Constitución". En esta misma línea se manifestó el presidente del Senado, Javier Rojo, que destacó la necesidad de que Euskadi afronte "con normalidad y tranquilidad" la reforma de su estatuto de autonomía igual que han hecho otras comunidades autónomas y recordó a Ibarretxe que los vascos se pronunciaron el 9-M sobre su consulta y marcaron una hoja de ruta "muy clara". 

Y mientras tanto, en el PP siguen muy de cerca los pasos tanto de socialistas como de nacionalistas para que este cortejo postelectoral no se convierta en el trampolín de la hoja de ruta soberanista de Ibarretxe tal y como denunció el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, que además señaló que PNV "intenta obtener ventaja" en el proceso de investidura del nuevo presidente del Gobierno para "suturar sus propias heridas y disimular su división interna".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios