"Este premio Goya me obligará a mejorar más"

-¿Qué se siente después de ganar un premio Goya?

-¡Me ha venido todo tan junto! La Concha de Plata de San Sebastián, el Premio Goya… La verdad es que aún sigo sorprendida. Para mí supone, ante todo, una gran responsabilidad.

-¿Un Goya cambia la vida?

-No, en absoluto. Es cierto que con tanto reconocimiento a mi trabajo, la gente estará más pendiente, y eso me obliga a mejorar.

-Este premio la consagra como actriz.

-Me queda que aprender; y el aprendizaje dependerá del empeño que le ponga. Así que ahora lo mejor es que trabaje el doble.

-Pero está claro que el Goya reforzará su carrera…

-Evidentemente, yo espero que sí. Mi nombre suena más. Directores importantes y productoras importantes me tendrán en cuenta. Pero, como ahora estoy grabando la serie de televisión Con el culo al aire, todavía no lo he notado.

-Se suele decir que su hermano, el actor Paco León, fue su descubridor.

-Sí señor. Fue el que me incitó, el que sabía que tenía que ser actriz, incluso antes que yo.

-Parece que tenía razón.

-Sí, je, je… Ahora ya se comprueba que tendría un poquito de razón. Aunque a mí me costó creerle.

-Tener un hermano actor ¿la beneficia o perjudica?

-Pues a mí, sinceramente, ni lo uno ni lo otro. Puede que me haya beneficiado algo estar junto a un actorazo como es Paco, porque te permite aprender. Eso también te da acceso a relacionarte con este mundo. Pero bueno, yo llegué a Madrid hace nueve años y es ahora cuando tengo el reconocimiento a mi trabajo.

-Después de ganar el Goya, se fue a Los Ángeles.

-Fui a los premios Spirit Awards dos días después de ganar el Goya. Ha sido una experiencia interesante. Pensaba que aquello sería como un circo, y sin embargo he visto que había artistas muy importantes y personas muy conocidas que tenían los mismos nervios que nosotros en un evento así.

-¿Para triunfar de verdad en el cine hay que irse a Hollywood?

-Yo creo que primero tiene una que hacer cine bueno en su tierra. Y no una película, sino muchas. Después ya se podrá hablar de Hollywood. Incluso diría que me interesan más algunas películas que se hacen en Argentina. Esto es una cuestión de fondo. De momento, yo me quedo en España, que estoy muy a gusto.

-En fin, que no se ve como Paz Vega.

-Es que no lo sé. Me queda mucho. Admiro a Paz Vega, que es una actriz estupenda. Es una mujer sevillana, como yo, que se ha dedicado en cuerpo y alma a su profesión, pero somos distintas. Y no sólo como actrices. Yo ahora no me siento atraída por tener hijos, no me llama la atención, y ella es una pedazo de madraza… Son carreras diferentes.

-¿Es casualidad que salgan tantas actrices andaluzas conocidas?

-Quiero pensar que no. No es por casualidad, es por el duende. En Madrid trabajan muchos actores y actrices andaluces.

-¿Se puede decir que hay un cine andaluz?

-Me gustaría decirlo. Claro que lo hay, y no sólo un cine andaluz; hay mucho arte andaluz para actuar. Me atrevería a decir que lo hay desde las chirigotas.

-¿Las chirigotas tienen arte escénico?

-Sí, porque hacen una puesta en escena que muchos actores quizá no supieran hacer. Volviendo al cine, hay muchas inquietudes entre los jóvenes andaluces.

-¿Su premio es un reconocimiento al cine andaluz?

-Nunca mejor dicho. La voz dormida tiene un director lebrijano, Benito Zambrano, y la mayoría del equipo que la hizo es andaluz. Además cuenta la historia de dos mujeres andaluzas.

-Benito Zambrano ha ganado premios. ¿Pero está suficientemente valorado?

-Todos los reconocimientos a Benito Zambrano me parecerán pocos. Para mí, es un maestro. Tiene un gran talento y le queda mucha carrera por delante. Con su primer trabajo, Solas, recibió muchos premios, y con ésta, La voz dormida, quizá podría haber recibido alguno más. Vamos a esperar a la próxima, que seguro que no dejará de sorprendernos.

-¿Con qué director le gustaría trabajar?

-Si es posible, que no me falte ninguno de los españoles del momento… Si tuviera que elegir uno, me costaría. Pero tengo ganas de hacer una comedia, y me gustaría hacerla con Daniel Sánchez Arévalo. También me gustaría trabajar con Amenábar, Almodóvar o con el argentino Campanella.

-¿Quién es su actriz preferida, su referente?

-Hay muchas actrices que me vuelven loca, como Carmen Maura. Pero mi referente principal es Victoria Abril. Hay otras, como Penélope Cruz, que también me gustan, pero a la que no le encuentro el truco es a Victoria Abril.

-La televisión le ha dado fama. ¿Sirve para progresar como actriz?

-La televisión sirve para mantener el motor encendido como actriz. Probablemente es donde más se trabaja. Se puede aprender y te da fama, pero es difícil hacer un buen trabajo cuando las series van cayendo. Es una prueba de fuego, porque hay que sacar resultados.

-La última suya, Con el culo al aire, va bien.

-Estamos muy contentos. Están saliendo buenos resultados. Es una comedia atractiva, la gente agradece reírse y verse reflejada.

-¿Le interesa el teatro?

-El teatro me encantaría. Yo estuve haciendo teatro en Sevilla con Pedro Álvarez- Ossorio y con Emilio Alonso y Juan Carlos Sánchez. Es de lo que más he aprendido. El teatro es magia, es la entraña de esta profesión. Estoy deseando hacer una función, pero fíjate, para mí, como regalo para María León.

-Un sueño por cumplir...

-Yo ahora no puedo pedir más. Yo, que soy una persona que rezo muchísimo, lo que más podría pedir ya lo tengo en mi casa. Así que pido mucha salud, para que no me falte el trabajo y que lo haga bien. Pedir más me parecería tener mucha cara.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios