Un nuevo hogar para el lince ibérico

Caberú y Charqueña son los dos linces que la Junta de Andalucía soltó ayer en Villafranca de Córdoba de forma experimental para reintroducir esta especie en antiguos asentamientos que permitan recuperar poblaciones perdidas hace años en zonas de Córdoba y Jaén. Los dos ejemplares tienen cuatro años de edad y proceden de las instalaciones del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Granada y del Centro de Cría en Cautividad de La Olivilla en Jaén. Ambos vivirán durante un tiempo indeterminado en una zona cercada de entre tres y cuatro hectáreas para observar su adaptación al medio antes de pasar a vivir en libertad. Estos terrenos ubicados en Córdoba y otros en el entorno del río Guarrizas en Jaén conforman el mejor ecosistema que los científicos han propuesto desde la Unión Europea para que pueda vivir el lince ibérico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios