El mejor sabor de la matanza

l Apenas el frío comienza a asomar por la puerta entreabierta del otoño, llegan las tradiciones de unas fechas que hasta ahora se habían resistido por la bonanza económica. En tiempos de lo higiénicamente correcto, a veces es bueno volver la vista a tiempos no tan pasados cuando un gorrino era garantía de supervivencia familiar para todo el invierno. Tiene una previa en la que la sangre se hace protagonista y se mezcla con los gritos del animal a quien se le escapa la vida a chorros. Además, en el Cortijo San Francisco II de La Cañada se quiso que los más jóvenes aprendieran el oficio. Que no se pierda depende exclusivamente de ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios