El olivar y las hortalizas empujan a la baja la renta agraria andaluza

  • Cae un 3,7%, hasta 7.655 millones, afectada por la crisis del pepino y el bajo precio de la aceituna y el aceite de oliva · Los costes, en cifra récord: se elevan a 3.100 millones

La renta agraria andaluza vuelve a la senda bajista. Tras la subida de 2010, mayor de la estimada en un principio y que vino precedida de un 2009 desastroso, 2011 registra una caída del 3,7%, tres décimas mayor que la española. Eso sitúa el dato, que ha sido publicado a modo de avance por la Consejería de Agricultura, en 7.655 millones de euros, y el valor de la producción en 10.222 millones (-1,7%). El descenso se debe, fundamentalmente, a la caída del valor de la producción de la aceituna y el aceite de oliva, el fuerte descenso sufrido por las hortalizas por la crisis del pepino y el repunte, un 4%, de los insumos (costes de producción), que tras el insólito descenso del ejercicio pasado se sitúan en 2011 en una cifra de récord: 3.106 millones.

En el lado positivo la ganadería se eleva por encima de los 1.500 millones y es de los pocos sectores con crecimientos en todos los años de la crisis. Los cereales (500 millones en valor de producción), el algodón y la remolacha se benefician de una coyuntura de aumento de precios y un importante ascenso de los rendimientos, y crecen en valor entre un 22% y un 26%. Otro cultivo en alza es el girasol, pero por una cuestión coyuntural: ha ocupado gran parte de la superficie de cereal que no fue sembrada en el año anterior y la producción se ha incrementado más o menos en un 30%. La renta por Unidad de Trabajo Agrario (UTA), que refleja el valor de la actividad en un año por agricultor, ha crecido algo, un 0,8%, hasta los 33.021 euros.

En lo negativo, caen las hortalizas, un 9,2%, con 2.455 millones en producción, "influidas por el problema de precios de mitad de 2011 (crisis de la E.Coli)", afirma el informe de Agricultura, que añade que este valor puede mejorar cuando se disponga de los datos consolidados. En cualquier caso, y si nos atenemos al cálculo actual, se sitúan en niveles del año 2004 y sufren el peor año desde que comenzó la crisis. En el caso de la aceituna, y, por ende, del aceite de oliva, la recuperación registrada en 2010 tras el histórico descenso de 2009 no ha tenido continuidad. Los 1.534 millones de euros obtenidos en 2011 (-6,8%) se deben a unos "precios ligeramente inferiores que los de la campaña anterior", en la que ya estaban hundidos. En la evolución histórica se observa cómo el olivar sufre una brusca caída de su valor a partir del año 2006, cuando se implanta el pago único.

La aceituna de mesa se ha visto afectada por una mala campaña, con "altas temperaturas y falta de agua", algo que no ha repercutido en un aumento de precios "al ser floja la demanda por las elevadas existencias de la campaña anterior". El sector de los cítricos (681 millones, -3,7%) ha repercutido sobre todo la rebaja de precios de naranjas y limones, que no ha compensado el alza de la producción.

La evolución de los insumos es la que mejor refleja la crisis del sector. Los costes de producción, sin contar la mano de obra, vuelven a situarse en un nivel récord, sobre todo por incremento de los precios, ya que, como constata el informe, las compras en volúmenes descienden. Por último, el Valor Añadido Bruto (VAB), que refleja la diferencia entre el valor de la producción y los consumos intermedios, se sitúa en 7.115 millones, un 4% menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios