Una innovadora bebida elaborada a partir de zumo de naranja gana el concurso

  • Cuatro estudiantes de Biotecnología se alzan con el primer premio del VI Concurso de Emprendedores Joly-EOI-IDEA · Los proyectos Pellet y Suyai logran los dos accésit

Comentarios 2

Se acabaron las esperas. Los 12 jóvenes finalistas del VI Concurso de Emprendedores Universitarios -promovido por Grupo Joly, la Escuela de Negocios EOI y la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA)- anoche lograron dormir, después de varios meses de incertidumbre, libres de nervios y tensiones. Eso sí, seguramente unos mejor que otros al saberse ganadores del certamen, aunque, sin duda, todos merecidamente reconfortados por haber llegado tan lejos.

Entre los afortunados, un grupo de estudiantes de Biotecnología, reconvertidos en noveles empresarios, se hicieron con el primer premio gracias a un proyecto centrado en el desarrollo de una innovadora bebida alcohólica de baja graduación elaborada a partir de zumo de naranja. El pellizco con el que se hizo Hespérides -nombre con el que se ha bautizado al grupo- asciende, ni más ni menos, que a 12.000 euros, a lo que se suma el compromiso de la Agencia IDEA de financiar la inversión inicial que requiere el proyecto. Las otras dos iniciativas agraciadas, Pellet y Suyai, defendidas por un estudiante de Ingeniería Industrial y un ingeniero informático, respectivamente, se alzaron con los dos accésit de 3.000 euros cada uno contemplados por el concurso.

Pero los integrantes del resto de equipos finalistas del certamen -dos más, Avalon y AECS- tampoco se fueron de manos vacías. Durante el acto de entrega de galardones, celebrado ayer en la sede de la EOI en Sevilla, se alabó la perseverancia y esfuerzo de estos seis emprendedores y se les recompensó con la realización de un máster MBA en la escuela de negocios.

El evento contó con la participación de la directora general de Economía Social y Emprendedores de la Junta, Ana Barbeito, el presidente de Grupo Joly, José Joly Martínez de Salazar, el director de EOI Andalucía, Joaquín García-Tapial, y el consejero delegado del Grupo Sánchez-Ramade, que se encargó de impartir una conferencia magistral a los futuros empresarios de Andalucía.

El proyecto ganador del concurso, Hespérides, es obra de cuatro estudiantes del cuarto curso de Biotecnología de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla: Juan Alberto Barrera (Brenes, Sevilla), Juan Diego Cordón (Jerez, Cádiz), Antonio Jesús Coronel (Bonares, Huelva) y Cristóbal Fernández (Utrera, Sevilla). Todos ellos se mostraron emocionados tras conocer el fallo del jurado y quisieron manifestar su agradecimiento a los organizadores del programa. "Este premio nos propulsará como un misil; es la recompensa a mucho tiempo de esfuerzo, a muchas noches sin dormir, y la prueba de que hay gente que cree en el éxito de la idea lo que nos da confianza para seguir adelante", aseguraron.

Con perseverancia y dedicación, estos cuatro andaluces han conseguido dar a luz una nueva bebida alcohólica de baja graduación obtenida a partir de zumo de naranja fermentado, que busca su público objetivo en los jóvenes mayores de 18 años. Actualmente, el proyecto se está realizando en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CADB), con la dirección del doctor Carlos Santos Ocaña, y se encuentra en fase de optimización: "Ya hemos desarrollado el producto y estamos mejorando sus propiedades; en unos seis meses habremos finalizado todos los estudios de laboratorio", indican.

De esta manera, vaticinan, si no se les presentan problemas con la financiación, podrán lanzar la bebida, aproximadamente, dentro de año y medio. "La inversión inicial necesaria para echar a andar nuestro negocio dependerá de si alquilamos las instalaciones o las desarrollamos nosotros mismos; la cifra oscilará entre los 200.000 euros y el millón", adelantan. Y es que una de las opciones que barajan con firmeza es realizar la producción en bodegas de la zona de Cádiz, ya que "el proceso de elaboración es similar al del vino".

El jurado del certamen premió a Hespérides por su carácter innovador, "pues el producto que presenta es único y pionero en el mercado", en palabras del director de EOI Andalucía, Joaquín García-Tapial. Éste subrayó su vocación industrial de base tecnológica, que además de crear unos 100 puestos de trabajo indirectos, ayudará a paliar un grave problema del tejido productivo: el exceso de producción de cítricos. "El sector tiene dificultades para colocar el excedente, con lo que esta nueva empresa propiciará una diversificación de los usos de las naranjas, que no sólo se dirigirán a los zumos de mesa", incidió.

El impulsor de Suyai Inteligencia Ambiental, Gelber Uscuchagua, manifestó tras el acto de entrega de diplomas que el haber recibido uno de los dos accésits supone "un aliciente moral" al demostrar que su idea tiene cabida en el mercado real. "A partir de ahora empieza lo bueno, todos tendremos que demostrar si somos capaces o no de subsistir", añadió.

La idea de negocio de este peruano de 30 años nació hace apenas un año y, "en cuestión de cinco o seis meses, si no falta la liquidez necesaria, el producto estará listo". Su actividad se centra en el desarrollo de un sistema altamente tecnológico dirigido a los sectores alimentario y farmacéutico con el objetivo de mejorar los procedimientos de calidad, seguridad y autocontrol de su cadena de productos. "Lo ventajoso es que se trata de un sistema inalámbrico, que se puede controlar desde cualquier parte del mundo -por internet- y que supone un importante ahorro de costes", explicó Uscuchagua.

La iniciativa defendida por Jesús Ruiz, denominada como Pellet, también fue merecedora de un botín de 3.000 euros. Sin embargo, este granadino afincado en Fuengirola valoró "otras cosas" más allá del premio económico -pese a que su negocio requiere una inversión inicial superior a los 350.000 euros-. Al igual que el ganador del otro accésit, Ruiz apuntó que el galardón es un "incentivo moral" para su empresa y destacó que una de "las mayores aportaciones" de haber llegado hasta aquí es poder seguir en contacto con la EOI. "Es una gran motivación para seguir trabajando el saber que estaré en contacto con gente tan capacitada", aseguró.

Pellet está enfocado a la I+D en el ámbito energético. "Nuestra actividad se centra en la investigación y producción de densificados de restos vegetales, residuales de otras industrias, para ser usados como fuente alternativa generadora de calor o alimento animal", en palabras de su promotor. El valor añadido del producto es su alto rendimiento energético y su menor contaminación.

El evento celebrado ayer también fue el escenario elegido para anunciar el lanzamiento de la séptima edición del concurso de emprendedores universitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios