Los expertos ensalzan las políticas de Brasil y Suiza

  • El país americano es pionero mundial en etanol, que extrae de la caña de azúcar, y cuenta con las plantas más eficientes

Los estudios realizados en los últimos años por distintas instituciones públicas y privadas coinciden en señalar especialmente a Brasil y Suiza como ejemplos a seguir. El país suramericano como explica el libro Biofuels for transport del Worldwatch Institute, se ha convertido en un líder global en el proceso de transición desde la energía fósil hacia nuevas fuentes energéticas. Y ello porque, en medio de la crisis del petróleo de las década de los años '70, decidió impulsar la producción de etanol a partir de su industria más antigua: la de la caña de azúcar.

Las empresas han impulsado la reducción de los costes de producción hasta 0,15 céntimos de euros por litro -sobre todo reutilizando los desechos de la caña para generar la electricidad que alimenta las biorefinerías de etanol-; y han logrado aumentar el rendimiento de las cosechas con un reducido uso de fertilizantes. Al mismo tiempo, el Gobierno estableció cuotas obligatorias de uso de biocarburantes (como existen hoy en muchos países).

Hoy Brasil es el primer exportador mundial de etanol y cubre con él la mitad de su consumo total de gasolina. Sólo en 2005 se vendieron 855.000 coches capaces de funcionar con cualquier tipo de mezcla de etanol/gasolina.

Javier Salgado, presidente de Abengoa Bioenergía -presente en el mercado brasileño desde 2007-, explica que el etanol producido en este país "muestra que la reducción de gases de efecto invernadero respecto a los combustibles fósiles son muy altos y doblan los que se pueden obtener con el bioetanol producido con grano de cereales".

Suiza es modelo para lo que queda por hacer a medio plazo. Ante las dudas generadas globalmente acerca de la sostenibilidad de la producción de biocarburantes, la Federación Helvética ha analizado los 29 tipos de biocombustibles que se usan en este país.

De ellos, sólo 13 muestran una reducción de más del 50% de las emisiones de efecto invernadero respecto a las de los combustibles fósiles, entre ellos el etanol brasileño. La directiva que, apoyándose en ese estudio, establecerá los criterios ecológicos para apoyar a los biocombustibles con mejor balance frente al petróleo entrará en vigor en julio, según explica a este diario Lukas Wutzwiller, de la Oficina Federal de Energía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios