Los bancos centrales negocian medidas para afrontar la crisis

  • La Fed estadounidense, el BCE y el Banco de Inglaterra estudian nuevas acciones para "rebajar la tensión" de los mercados

Comentarios 3

La necesidad de poner punto y final a la crisis financiera internacional está dando a luz todo tipo de estrategias. En este sentido, los bancos centrales de ambos lados del Atlántico han reconocido estar estudiando medidas adicionales a las inyecciones de liquidez y los recortes de tipos de interés para solventar los problemas del panorama crediticio actual.

Si bien las autoridades monetarias no quisieron revelar cuáles son las opciones que están barajando, sí quisieron dejar claro las vías por las que no van a apostar. Salieron, así, al paso de la información publicada la víspera por el Financial Times, que apuntaba a una negociación entre la Reserva Federal (Fed) estadounidense, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra (BoE) para comprar masivamente valores financieros respaldados con hipotecas como forma de solventar la crisis internacional.

"La Fed no está implicada en debates con bancos centrales extranjeros para la compra coordinada de MBS (valores respaldados con hipotecas)", sentenció un portavoz de la entidad. "Los bancos centrales, incluido el BoE, han estado buscando fórmulas para rebajar la tensión", explicó un portavoz del banco central británico. "Sin embargo, el BoE no está entre aquéllos de quienes se ha informado hoy que estarían proponiendo planes que requerirían que fueran los contribuyentes y no los bancos los que asumieran el riesgo crediticio", agregó.

El diario, que no citaba fuentes, explicaba en sus páginas que las conversaciones se encontraban en una etapa temprana y que formaban parte de un acuerdo más amplio sobre la forma de combatir las turbulencias de los mercados financieros.

Las cotizaciones de las acciones en bolsa han sufrido un desplome por el reajuste del crédito provocado por la crisis hipotecaria de EEUU, lo que a su vez ha conducido a un círculo vicioso de ventas forzadas, a una caída de los precios y a una recesión de los resultados de las entidades bancarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios